Reseña: Patricia Brent, solterona, Herbert George Jenkins



Patricia Brent, solterona

Título: Patricia Brent, solterona
Autor: Herbert George Jenkins
Traducción: Rosa Sahuquillo Moreno y Susanna González
Introducción: Ana Belén Alonso González
Ilustraciones: Iván Cuervo
Editorial: Editorial d’Época
ISBN: 984-84-943634-8-1
Año de publicación: 2016
Género: Literatura inglesa

Sinopsis

Nos encontramos en Londres durante la Primera Guerra Mundial. La joven Patricia Brent trabaja como secretaria de un político y se aloja en Galvin House, una casa de huéspedes en la que reside junto a una diversidad de singulares inquilinos con los que comparte cena cada noche. Un buen día la joven escucha una conversación entre dos chismosas de la pensión, en la que «lamentan» que no tenga pretendientes. Sintiéndose humillada, en un momento de ira la joven anuncia que ha recibido una invitación de su prometido para cenar al día siguiente en un restaurante. Nada extraño, si no fuera porque no existe tal prometido, ni espera tenerlo en un futuro cercano.
Pensando en la puesta en escena de su mentira, Patricia acude sola a la falsa cita en el restaurante. Sin embargo, se da cuenta de que se ha metido en un buen lío al comprobar que varios de los huéspedes la han seguido con el claro objetivo de espiarla. Así da comienzo Patricia Brent, solterona (1918), una hilarante comedia de enredo que narra complicaciones derivadas del irreflexivo acto de Patricia.


Mi opinión:

Patricia vive en una casa de huéspedes desde que decidió independizarse y trabajar por su cuenta. Su vida no es exactamente emocionante, su trabajo no es muy estimulante y la rutina de la pensión y el poco interés de sus huéspedes la desanima, pero ya es el colmo cuando escucha a dos mujeres que se hospedan allí también lamentarse de que la pobre no tenga ningún prometido y que no salga nunca.
En un arrebato Patricia dice en la cena que va a salir con su ficticio prometido al día siguiente, causando la conmoción de los demás comensales, que no entienden como no estaban al tanto de algo así. Todo parece ir bien, hasta que Patricia llega al restaurante en el que supuestamente iba a encontrarse con su prometido y descubre que varios huéspedes la han seguido con el fin de espiarla.
A pesar de la furia que la invade en ese momento, Patricia no está dispuesta a quedar en evidencia ¿pero que podría hacer?

Cuando d’Época anuncio que iba a publicar esta novela me llamó la atención por su ambientación y porque adelantaban que era una historia con mucho humor. Me encantan este tipo de libros, así que decidí animarme con esta lectura y desde luego, no me arrepiento.


[Extracto del libro]
—Nadie viene a recogerla nunca para salir y jamás va a ninguna parte y, sin embargo, no tendrá más de veintisiete años, y realmente no es fea.
—No es el aspecto lo que atrae a los hombres —había un matiz definitivo en aquella voz—. Es otra cosa.
La oradora arrojó estas palabras en un tono que manifestaba una extrema desaprobación.
—¿Qué? —inquirió la otra voz.
—Oh, es… pues bien, es una cosa bastante delicada —respondió la otra voz sombríamente—. Los franceses lo llaman ser très femme. En cualquier caso, ella no lo tiene.

—Pues vaya, me siento muy apenada por ella y su soledad. Estoy segura de que se sentiría mucho más feliz si tuviera un agradable joven de su clase que la llevara aquí y allá.

La trama de este libro es sencilla y la lectura es muy ligera, porque  aparte de tener una narración amena, no es un libro especialmente grueso. Es una historia que tiene humor y romance, escenas divertidas que creo que hacen que sea una lectura para todo tipo de público, es muy accesible, así que aunque no estéis acostumbrados a leer libros escritos en esta época, no os va a suponer un esfuerzo ni mucho menos, sino que es de lo más entretenida.
He decidido no contar más de la trama porque me parece que gana al acercarse a ella sin saber mucho más. Cuando yo leí la sinopsis del libro me quedé con ganas de saber cómo Patricia iba a salir de semejante lío y averiguarlo es de lo mejor. Esta trama con enredos de lo más divertidos tiene componentes que la hacen ser más rica de lo que parecería en un primer momento.
Por ejemplo, me gusta cómo se retrata la vida de las personas en la pensión, ya que vemos la monotonía en la que viven y la parte triste de todo eso, la soledad y lo que importaban (e importan) las apariencias. Patricia reflexiona también sobre la poca emoción que vive en su día a día, ya que ni su trabajo ni su entorno le gustan especialmente y a veces le provocan un gran hastío.
La ambientación se sitúa en una época de guerra, pero apenas se habla  del tema, pues es una novela para desconectar, así que podéis acercaros tranquilos a la novela porque está hecha para pasar un buen rato.
En cuanto a los personajes, creo que todos están muy bien caracterizados, todos tienen una personalidad muy definida y diferente e incluso se profundiza más de lo que esperaba en algunos de ellos, así que en ese punto me ha sorprendido para bien. Creo que de alguna manera una gran parte de ellos tienen un punto diferente y bastante abierto en la época, quizá se pueda decir incluso que excéntrico. La misma Patricia lo tiene al aventurarse con esa mentira descarada y en algunos de sus comportamientos, desde luego no es una joven tímida y apocada.
Me ha parecido especialmente entrañable el señor Triggs, es una amistad un poco inusual o esperable para Patricia, pero me ha encantado su papel y sus aportaciones.
Esta lectura ha sido para mí un descubrimiento, y es que no es la primera vez que gracias a esta editorial termino leyendo un libro que no conocía y que me termina gustando mucho.


[Extracto del libro]
—¡Oh, Dios mío! —gimió Patricia—. Me temo que la señora Wangle tiene un amigo que tiene un primo en todos los rincones conocidos del mundo, e incluso en muchos lugares desconocidos —añadió—. Tiene un obispo en el cielo, innumerables amistades en Mayfair, conocidos en la corte, primos de amigos en el Departamento de Guerra… El único lugar en el que parece no tener a nadie es el infierno.

Es una historia entretenida, divertida y que tiene humor y eso es algo que yo agradezco mucho, porque el día a día está lleno de noticias horribles que me afectan más que a lo mejor a la mayoría de personas, así que tener una novela que te ayude a desconectar, que te saque alguna sonrisa y que te haga pasarlo bien, para mí es fantástico. Si os apetece una historia así, esta es la vuestra y es una lectura que, como digo, está alcance de cualquiera porque está hecha para pasar un buen rato.
Y por último, tengo que hacer mención a la cuidada  edición del libro, algo que sabréis si conocéis esta editorial, porque cuidan mucho los detalles y la calidad del libro. Tapa dura con sobrecubierta, una introducción muy interesante e ilustraciones originales a todo color. Incluía marcapáginas y unas preciosas ilustraciones con motivos de las novelas de Jane Austen, un lujo. Si os gustan este tipo de detalles tanto como a mí, os va a encantar.



Una historia divertida, llena de enredos y humor, con romance y personajes entrañables y una narración amena que consigue que sea una lectura para cualquier tipo de público. La edición es una maravilla, está hecha con mucho mimo, una genial introducción e ilustraciones originales a todo color. Va acompañada de varios marcapáginas y unas preciosas láminas ilustradas con motivos de las novelas de Jane Austen.

Muy recomendable

Reseña: Valle de pasión, Linda Howard



Valle de pasión

Título: Valle de pasión
Autor: Linda Howard
Traducción: Pilar Ramírez Tello
Editorial: Editorial Nefer
ISBN: 984-84-92415-00-7
Año de publicación: 2008
Género: Romántica, Histórica, Oeste

Sinopsis

Tras la muerte de su padre, la hermosa Dee Swann se aferra a lo único que le queda: el valle de Angel Creek. Es entonces cuando el despiadado y ambicioso Lucas Cochran irrumpe en la vida de la joven con la intención de apoderarse de su valle… y de ella.
Sin embargo, a medida que la confrontación se torna en una violenta pasión sin tregua, ardiente y arrolladora, el destino los arrastra a un peligroso abismo en el que los sueños podrían quedar hechos pedazos… o el amor podría nacer tan violento y salvaje como el mismo Oeste, más fuerte que la ambición, más fuerte que el odio, más fuerte que la venganza…
  

Mi opinión:

Lucas Cochran ha vuelto al pueblo lleno de ambiciones, quiere prosperar como nadie y para ello necesita hacerse con nuevos territorios, en concreto el de Angel Creek, uno de los pocos lugares que está a salvo de la sequía gracias al riachuelo que lo atraviesa.
Piensa comprarlo al precio que sea, pero se sorprende cuando descubre que allí vive una joven sola, sin padres ni marido, y que ella misma se encarga del trabajo en la huerta y de los animales, así como de espantar a todos los hombres que puedan tener en mente aprovecharse de ella. Dee y su rifle son casi inexpugnables, y para desgracia de Lucas no piensa vender su propiedad por nada del mundo. No obstante, él tiene otras ideas en mente cuando la ve, está seguro de que aunque Dee no entra en sus planes de matrimonio, pues es demasiado salvaje, sí puede ser una interesante compañía.

Este libro llegó a mis manos porque estaba de oferta en un centro comercial y como ya había leído libros de la autora, decidí llevármelo. La verdad es que ha sido una decepción, y esto que tampoco le pedía tanto, pero os contaré ahora por qué no me ha gustado.
En esta novela ambientada en el antiguo Oeste americano, tenemos dos parejas que vivirán su amor de forma paralela, una de ellas la principal y la conocemos mejor.
Dee es una mujer fuerte, que no habla con casi nadie del pueblo para que nadie se pase de amigable y la haga llamar así la atención. Lucas quiere casarse con Olivia en un futuro, ya que es la imagen de la esposa perfecta, pero luego conoce a Dee y piensa que esta sería mejor amante, aunque no le vale para esposa.
Dee es bastante hosca, pero enseguida se entiende con Lucas, aunque siga siendo malhumorada con él le permite entrar en su casa y la atracción comienza desde que se ven. La historia es muy predecible, al final hay el típico momento de acción que no está mal, pero finalmente no me ha gustado mucho cómo se desarrolla todo después.
Lo que menos me ha gustado es que la construcción de los personajes me ha parecido pobre y superficial. Los dos hombres protagonistas de esta historia, Lucas y Luis tienen pensamientos muy iguales y son tan machistas que no puedo con ellos. Sí, estamos ante una novela histórica, momento en el que el machismo era mucho más aceptado, pero creo que en favor de una historia de este tipo no es muy difícil suavizar según que actitudes para que los personajes no nos resulte repulsivos. El machismo está impreso en nuestra sociedad, lo encontraremos en cualquier parte y en la literatura también, pero como digo, no está demás relajar según qué factores para que los personajes no sean odiosos, a no ser que se quiera resaltar lo contrario por algún tipo de razón.

Tanto Lucas como Luis piensan en cuanto ven a las dos chicas protagonistas «Oh, vaya, esta mujer me atrae, me gusta, quiero acostarme con ella. Bueno, no pienso en el matrimonio, pero como es tan inexperta e inocente, no será difícil seducirla poco a poco y antes de que se dé cuenta ya seremos amantes. Plan en marcha» Y así sucede todo. Sobre todo Lucas lo tiene muy claro y no ve nada de malo en aprovechar su mayor conocimiento para conseguir lo que quiere ante una mujer joven, sola y sin nadie que la acompañe o la proteja. Esto puede resultarnos más o menos reprobable y afectar a nuestra imagen del protagonista, pero dejando eso de lado, como construcción literaria, no tiene sentido que incluyas dos personajes masculinos para dos historias y que a los dos se les ocurre más o menos lo mismo. Por otra parte, la historia de Luis y Olivia no creo que aporte apenas nada y se queda un poco descolgada, aunque tampoco es que la de Lucas y Dee tenga mucha chica.
Y luego *atención spoiler* de conseguir lo que quieren, radicalmente se dan cuenta de que están enamorados, así, de pronto, y les sucede a los cuatro personajes protagónicos de la novela. No me gusta tener que ser tan crítica, pero es que esto me parece tan básico… *Fin spoiler* La verdad es que no sé si esta novela es de las primeras que escribió la autora, pero me decepcionó muchísimo ver lo floja que era.
Creo que es una historia que para lectoras no demasiado exigentes del género puede estar bien y resultar entretenida, aunque para mí terminarla no fue precisamente una alegría. También creo que el final es un poco abrupto y yo creo que hay cosas que es difícil perdonar, y tal como se describe el carácter de Dee, pienso que tardaría algo más en superarlo. Por último, que se nos diga en cuatro líneas que este se casó con esta y que luego tuvieron tantos hijos e hijas… solo consigue restarle más puntos.
Lo confieso, mi exigencia para las historias ahora mismo ya no es un espejismo y trataré de evitar lecturas como esta, porque es que ya hasta me cuesta terminarlas. ¿No deseáis un poco más de complejidad en la Novela Romántica? Por suerte, la encuentro en algunas lecturas que resultan ser maravillosas, pero Valle de pasión, a pesar de su bonita edición, no lo ha sido.

*Por cierto, el título original, Angel Creek, es mucho mejor y también adecuado.
  
Una lectura decepcionante, con unos personajes superficiales y vagos, no muy bien definidos y una trama simple, todo en general es bastante pobre y predecible en esta historia, donde los personajes masculinos no caen nada bien.



Legible

Sobre cine: Vikings (Temporadas 1-4A)


Sobre cine: Vikings



Título: Vikings
Director: Michael Hirst, Ciaran Donnely, Johan Renck, Ken Girotti
Guion: Michael Hirst
País: Irlanda, Reino Unido, EE.UU.
Fotografía: John S. Bartley
Reparto: Travis Fimmel, Clive Standen, Katherine Winnick, Gabriel Byrne, Gustaf Skargard, George Blagden, Tadhg Murphy, Diarmaid Murtagh, David Pearse, Vladimir Kulich, Donal Logue, Alyssa Sutherland
Año de salida: 2013
Género: Histórica, Bélico, Vikingos, Siglo IX

  
* Contiene spoilers a partir de cierto punto, lo señalaré.

Al fin me he animado a escribir reseñas de las series que sigo y aquí vengo con mi opinión de Vikings, desde la T1 hasta la T4A. ¿Por qué T4A? Pues porque la cuarta temporada consta de 20 capítulos, se han emitido 10 y han hecho un parón,  es ahora en noviembre cuando se emite la Temporada 4B. Algo raro, cuando el resto de temporadas de la serie siempre han estado formadas por 10 episodios.
Pero dejando estos detalles técnicos, voy a contar un poco sobre qué va esta serie, aunque en realidad es bastante sencillo.
Se ambienta, obviamente, en la época vikinga de esplendor y seguimos las aventuras de Ragnar Lothbrok, que comienza siendo un granjero que sueña con construir unos barcos que los lleven hacia el oeste, en busca de nuevas tierras que saquear.
En la primera temporada vemos a Ragnar vivir en su cabaña junto a su mujer, Lagertha, que destaca por ser una mujer fuerte y muy buena luchando, y sus dos hijos, Björn y Gyda. Con ayuda de su amigo Floki, que tiene algo de lunático, construyen una flota de barcos con la que convencen al jarl Haraldsson de viajar hacia el oeste.
Llegarán a Inglaterra, concretamente a Northumbria, donde entrarán en un monasterio que saquearán y en el que matarán a los indefensos religiosos. Ragnar se llevará consigo a un monje, Athelstan, quien le enseñará a hablar inglés, le contará cómo es la vida en Inglaterra y le mostrará cómo es su religión, el cristianismo, mientras que él mismo conocerá la vida de los vikingos y sus creencias paganas.
La serie es producida por History Chanel y tiene un fin didáctico, aunque eso no quita que la trama enganche y se enrede a placer. Sin embargo, hay muchos datos que nos ofrecen que son fiables, pero otros no tanto. Hay licencias y hay especulaciones, puesto que de la época oscura de la historia no se sabe mucho y no hay constancia de todos los detalles de la vida de aquella época, ni de los vikingos ni de otros pueblos europeos.
Ragnar es un personaje histórico conocido por las historias que se cuentan en las sagas. La serie toma a este personaje histórico como referencia (aunque no se sabe si existió de verdad y si todas sus hazañas son ciertas), y veremos que también convierten en personajes de ficción a algunas de sus personas cercanas, como Lagertha, Aslaug y sus hijos, que también son célebres en la historia vikinga.
No obstante, se dan muchos cambios y la trama va por lugares muy diferentes. En la serie Ragnar es un granjero y en la historia era hijo de un rey, también se le añade un hermano llamado Rollo, que es otro personaje histórico que no tiene relación con Ragnar, pero que también tuvo su papel en la historia.

Yo comencé viendo la serie por televisión porque era un tema que me atraía mucho. Por aquella época había leído ya algunos libros sobre vikingos o norteños, sabía algo de mitología nórdica y me interesaba mucho. La factura de la serie ya indicaba que era de un estilo que me iba a gustar, parecía muy realista y de buena calidad, y así fue.
La primera temporada puede empezar algo lenta para algunos, aunque yo no tuve problema. Aunque sea didáctica no creo que se haga en absoluto pesada, me encanta ver cómo se recrea la forma de vida en el poblado vikingo, la vestimenta, la religión, las jerarquías sociales… todo. En seguida estamos en contacto con los personajes principales y no hay tiempo para aburrirse, pronto se comienzan a dar los primeros pasos hacia las incursiones y recuerdo que me gustó mucho ver lo que Ragnar se interesaba por el mundo inglés, por otras maneras de vida, otras religiones, como si viese un mundo nuevo y extraterrestre.
Con el avance de las temporadas se van moviendo las piezas y aunque seguimos con los personajes principales (cosa que se agradece) pasan por muchos cambios y terminan en lugares que no nos podríamos imaginar al comienzo. Hay giros en la trama, elipsis que hacen crecer en los niños para luego ser adultos con gran protagonismo, cambios políticos y una constante: violencia.



Sí, de los vikingos se dicen que eran bárbaros y aquí se demuestra. Un mundo donde solo sobrevivían los más fuertes con las duras condiciones del clima. Pero no solo las escenas de lucha y batalla harán las delicias de quienes más las disfruten, veremos otras facetas de esta población.
El importante papel de las mujeres no pasa inadvertido. Se presentan mujeres fuertes, a las que se respeta, que luchan igual que los hombres, que van a los saqueos, que son madres en un mundo donde los niños tienen mucha importancia, y no solo para ellas, sino también para ellos. No existe el término bastardo, ya que los niños les importan a casi todos. Obviamente, hay personajes con diferentes maneras de pensar, pero parece que la sociedad vikinga, por lo menos la que aquí se presenta, cuidaba a los niños y niñas todo lo que podían.
Algo que me sorprende es la falta de cultura medicinal, todo lo solucionan con un hierro al rojo vivo y amputaciones, con lo que ya adivinaréis como termina todo. Incluso podemos ver a un guerrero herido en el brazo pidiéndole a un amigo que se lo corte porque ese brazo le matará. Y ahí, en un momento de descanso después de una lucha, brazo amputado.
¿Es una serie que puede ser calificada de gore?, pues un poco sí, pero creo que a estas alturas ya estoy curada de todo espanto. Hay mucha sangre y muchas maneras de matar distintas y a medida que avanzan las temporadas, muchas traiciones y engaños.
Y no se me puede pasar el aspecto religioso de la serie, pues las religiones, la nórdica y la cristiana, ocupan un papel muy importante. Habrá un enfrentamiento de creencias y conoceremos de cerca la nórdica. Con sacrificios, a veces humanos, baños de sangre, cánticos, rezos, sueños proféticos… Y luego la cristiana ya no se toca tanto porque la misa y todo eso es algo mucho más conocido ya que todavía está vigente a día de hoy.
Al principio el componente mágico es algo que se deja a la interpretación de los espectadores, pero sobre todo en la tercera y cuarta temporada vemos como ya se vuelve algo más palpable, por los dos lados. Veremos figuras de vírgenes llorando, sueños proféticos, profecías que se cumplen, curaciones milagrosas… todo en pequeñas dosis, tampoco hay gente caminando por el agua y siempre todo de una manera un tanto sesgada, a veces no sabes bien si es solo la imaginación del personaje.
Y aquí entra el chamán (no recuerdo que nombre le daban) al que los vikingos visitan para conocer su futuro. Un ser desfigurado que apenas parece humano, ciego y que adivina mucho, sabe mucho y dice poco, pero lo que dice en clave de adivinanza lo acierta yo creo que casi siempre. Después no sé por qué, le lamen la palma de la mano.
No solo prestaremos atención al mundo vikingo, con las incursiones llegan las nuevas culturas, la inglesa y la francesa y nos adentraremos en sus cortes, en sus conflictos y vendrán nuevos personajes y nuevos fanatismos. Desde los que dicen que si tu mujer te pone los cuernos con un hombre de Dios es una señal divina, hasta los que se flagelan con látigos.
Sobre todo en la tercera y cuarta conoceremos mucho mejor estas tramas que se irán volviendo más complejas y ricas, eso sí, están llenas de intrigas y manipulaciones.

*Spoilers a partir de aquí.


Ragnar Lothbrok



La caracterización ayuda mucho, pero creo que Travis Fimmel hace un gran trabajo interpretando a Ragnar. Desde sus ojos de un azul potente que destacan sobre los demás colores ahumados, hasta sus movimientos, sus sonrisas y su manera de hablar nos hacen creernos que estamos ante un hombre inteligente, ingenioso y peligroso.
Ragnar demuestra mucha paciencia, tal vez es lo que más peligroso se vuelve y aunque no es tan cruel como otros vikingos (le salva la vida a algunos niños cristianos, no se deja llevar tanto por el ansia de sangre en un saqueo) desde luego tampoco le molesta matar y menos si tiene razones para ello.
Le gusta conocer otras culturas y aprender sobre ellas, se maravilla con algunas de sus construcciones y maneras de vivir, desde luego su ansia de saber es grande y por eso llega a apreciar mucho a Athelsland, el monje que se convierte en vikingo y le enseña a hablar la lengua inglesa de la época.
En las primeras temporadas lo vemos muy cercano a su mujer, Lagertha, con la que tiene una relación peculiar. Se quieren y se pelean mucho, y cuando digo pelear es pelear, con hachas y espadas de por medio. Sin embargo, es una relación muy buena que se echa de menos más adelante porque todo cambia mucho. Al final, parece que él también la echa de menos.
La relación con sus hijos demuestra que los quiere, juega con ellos y le duele cuando les sucede algo, sin embargo, eso no impide que se vaya por largas temporadas en las que crecen sin él.
Su amistad con su hermano Rollo y con Floki es ambigua, con cambios, con enemistades y un tanto extraña, como todo en este mundo vikingo. Se quieren, pero a veces se enfadan, se traicionan, se pelean, se hacen grandes faenas los unos a los otros…
Si hay algo por lo que se puede identificar a esta serie es porque no hay nada blanco o negro, aquí hay muchos grises, muchos matices, ambigüedad y nunca sabemos qué piensan de verdad algunos de los personajes o qué planes tienen.
Ragnar es el protagonista indiscutible de la serie, al menos hasta el momento, pero puede que en futuras temporadas sean sus hijos los que le reemplacen. Travis Fimmel borda el personaje y transmite mucho, creo que el carisma de Ragnar, esa aura mágica y lo enigmático a su alrededor, su ingenio e inteligencia hacen que se convierta en un personaje heroico o todo lo contrario, considero que es un antihéroe de lo más interesante, con momentos mejores y peores, pero los seguidores de la serie estamos desando verlo resurgir de su decadencia y verle llegar al éxito al menos una vez más.



Lagertha



Este personaje parece una auténtica valkiria y es de mis favoritos sin duda alguna. Al principio temía que en cierta parte de la serie dejase de tener presencia, pero todo lo contrario y estoy encantada.
Lagertha es una gran guerrera y además muy firme en sus decisiones. Cuando Ragnar le propone tener dos esposas por haber dejado embarazada a Aslaug ella se siente tentada porque le quiere, pero al final decide que esa no es una vida que quiere y se va, aunque puede que no tenga muchas posibilidades e implique separarse de su hijo Björn.
La vida la llevará a casarse otra vez, pero con un hombre horrible del que se librará de una manera sorprendente. Más adelante nos tendrá más sorpresas reservadas y actuará cumpliendo su palabra, aunque eso sea del todo inesperado.
Hay más mujeres fuertes en la serie, algunas son guerreras y otras no, pero para mí Lagertha es la más digna de admiración y mi favorita.

Rollo


El hermano de Ragnar es un hombre fuerte también, pero vive atormentado por sentirse menos que su hermano. Desde luego no es tan paciente y más de una vez le traicionará, aunque también se arrepentirá.
Creo que quiere ocupar el papel de su hermano desde el principio, cuando insiste en estar junto a Lagertha a pesar de las negativas de esta y más tarde envidiará también su fama y su poder.
Rollo es un personaje con bastantes altibajos, interesante, pero poco heroico en realidad y yo echo de menos verlo en modo vikingo, ahora que está en Francia, pero es inevitable ya que es el destino del personaje histórico. Al menos demuestra saber desenvolverse mejor de lo que yo esperaba en la corte francesa.

Floki


El personaje más excéntrico de todos, posiblemente. Muy apegado a los dioses y dispuesto a lo que sea para complacerlos. La verdad es que me da un poco de mal rollo, su manera de reírse y de comportarse con movimientos estrambóticos y con tanto khol, pero es un gran estimulante del mundo vikingo por lo mucho que disfruta de su forma de vida.
Es un personaje muy útil para los guionistas o así lo creo ya que es quien construye los barcos y otras instalaciones muy necesarias para el avance de los vikingos en el mundo del sur. Es como un inventor chiflado/ingeniero y tendrá también sus idas y venidas con Ragnar. Si es que los vikingos cuando se quieren se pelean mucho.
Junto a Floki siempre está Helga, un personaje secundario que aguantará mucho por él, la verdad es que me sorprendió la fortaleza de este personaje, aunque no lo parecía, pero es una superviviente a muchas adversidades y golpes de la vida.
Como curiosidad quiero decir que el apellido del actor que lo interpreta me hizo pensar que podía ser hermano de Alenxander Skargard (Eric de True Blood o Tarzán) y resulta que así es, parece ser que vienen de una serie de actores y ambos hacen muy bien su trabajo.

Björn


De momento es el único hijo de Ragnar al que conocemos de adulto y creo que me caía mejor cuando era niño. Björn cambiará bastante al crecer y no solo físicamente, al principio no tanto, pero con el tiempo se vuelve bastante sanguinario y gruñón.
Tiene el espíritu aventurero de su padre pero también tendrá alguna confrontación con él. Al Björn niño le doy puntos también porque decidió seguir a su madre cuando esta dejó a Ragnar por una buena razón.
Veremos que se enamora de una chica esclava con la que se casa y tiene una hija, pero ella después de resultar herida en un viaje y terminar con una herida en la cara no quiere continuar a su lado y los abandona. Después él termina con otra mujer y parece que vamos a verle tener bastante papel protagonista de ahora en adelante,  como a algunos de sus hermanos.
De su relación con su padre tengo que decir que al principio me gustaba bastante, pero ahora que Björn es adulto las cosas han cambiado mucho y los dos me han decepcionado en este aspecto. Creo que la relación de ambos es mucho más fuerte que la que Ragnar pueda tener con sus demás hijos porque han pasado por mucho más juntos y eso creo que ya no se refleja muy bien.
Otro dato, este actor interpretó a Cato en Los Juegos del Hambre ¿lo recordáis?

Athelstan


Empieza siendo un monje cristiano que es capturado por los vikingos y llevado a Kattegad, allí vivirá con Ragnar y su familia, conocerá su idioma y sus costumbres y aprenderá a apreciar a la gente de allí.
Él también le enseñará a Ragnar el modo de vida de Inglaterra, así como su lengua y gracias a sus conocimientos los saqueos serán más fructíferos.
Athelstan es un personaje que sufre muchos cambios, pasa de ser un monje muy creyente a sentir admiración por los dioses nórdicos, también llega a convertirse en un buen luchador y muchos lo tratan como un vikingo más, al menos durante una época.
Tendrá bastantes altibajos y dudará mucho entre las dos religiones, la verdad es que aunque al principio me gustaba y es un personaje que aportó mucho en las últimas temporadas ya no sabía hacia donde iba ni me interesaban sus tramas.

Aslaug


La nueva esposa de Ragnar nunca me cayó muy bien, aunque sí me gustaba  cómo defendía a sus hijos pronto empieza a tener un comportamiento errático que no hace que nos caiga simpática.
Su obsesión por Ivar, su hijo más pequeño puede ser entendible hasta cierto punto, pero está dispuesta a perdonarle todo y hay momentos en que los dos parecen un tanto diabólicos. Aslaug y Ragnar jamás han compartido una relación como la que él tenía con Lagertha y sospecho que Ragnar lo sabe desde el principio, como también sabe que Lagertha seguirá su propio camino y no lo necesita para nada.

*Fin spoilers.

Hay muchos personajes más, pero estos son los que más me llaman la atención, aunque con la llegada de nuevos países entramos en otros entornos y hay más personajes con bastante presencia, como el rey Ecbert, que tendrá una perturbadora manera de manipular a todos y otros personajes más recientes de la corte de Francia.
La historia tiene bastantes giros como para mantener al espectador interesado, los personajes son complejos y tiene historia y hay grandes momentos de acción que se superan con cada temporada. Sin embargo, creo que lo que más destaca es la factura de la serie. En mi caso fue la razón por la que me animé a verla al principio.

Creo que en todas las críticas de la serie se resalta la belleza de los paisajes en los que se sitúa la acción. La ambientación nórdica es maravillosa, pero la británica y la francesa tampoco son nada desdeñables. Eso unido a un cuidado por mostrar las viviendas típicas de la época, los barcos, las vestimentas, los peinados etc. hace que sea muy realista y muy fácil adentrarse en este mundo. Los personajes vikingos muestran una gran variedad de peinados de lo más extraños pero a la vez muy interesantes, (me encanta el peinado tan intrincado de Lagertha), las pinturas faciales, las diferentes ropas de lucha, de trabajo o de ceremonias son increíbles y están muy logradas.
En general, este aspecto es una auténtica pasada y uno de los puntos fuertes de la historia. El asentamiento vikingo en Kattegad además evoluciona con el paso de los años, así que podemos ver cómo el poblado crece y cambia, como debe ser. Creo que el hecho de que sea un canal histórico el que produzca la serie hace que cuiden más estos detalles y a pesar de las licencias que se toman es, seguramente, de las series o películas sobre los vikingos que más se acerca a lo que sabemos de ellos y que mejor transmite su manera de vida.
Hay dos temas por los cuales se la compara a menudo con Juego de Tronos, por las escenas de lucha y violencia y por las de sexo. Esta serie no tiene nada que ver con Juego de tronos, tal vez a algunos la estética se lo recuerde porque Poniente tiene un estilo de vida basado en la historia medieval occidental, pero hasta ahí llegamos.
En Vikings no hay tantas intrigas palaciegas, ni un complejo mapa político, aunque en las últimas temporadas se han ido complicando más, ese no es su punto fuerte. Las escenas de lucha yo creo que están muy bien y puede que no sean comparables, pero han creado batallas espectaculares.



En las primeras temporadas podemos ver los típicos enfrentamientos uno a uno, y poco a poco, a medida que se llegan a tierras extranjeras vemos las maneras de luchas de los vikingos, sus formaciones con los escudos, sus puntos fuertes y los débiles y como a pesar de ser menores en número eran capaces de vencer a soldados mejor equipados. Su manera de enfrentarse a las heridas y a la muerte es muy diferente a la que estamos acostumbrados y desde luego muy diferente a la de los personajes cristianos. Sufren a menudo la pérdida de amigos y familiares y el dolor se muestra de una manera muy interesante, porque sufren y pasan un duelo, pero saben seguir adelante, sobreponerse, a veces verlo con más perspectiva y aunque tienen miedo de perder a sus hijos, por ejemplo, ellos entienden que deben dejarlos ser adultos y enfrentar sus propios riesgos, y por supuesto, lo mismo con las mujeres.
La escena más impactante hasta el momento para mí es la de un asedio. Es increíble ver todo lo que construyeron para asediar la ciudad, las ideas que tenían, sus maneras de actuar y lo que idea Ragnar para entrar en la fortaleza demuestra su ingenio y en parte nos sorprende, aunque me he acostumbrado a esperar grandes cosas por su parte.
Las escenas de sexo no se parecen en nada a las de Juego de tronos, para empezar no suelen ser tan explícitas ni incluir grandes desnudos, que yo recuerde. Forman parte de la trama, pero no son protagonistas, aunque la forma en la que veían el sexo los vikingos es una manera de conocer también su cultura, ya que eran más libres que las comunidades cristianas, al menos de puerta para afuera, en las cortes europeas siempre hay muchas hipocresías. También es verdad que en esta época medieval no todo era tan cerrado ni tan penado como sí se fue haciendo más adelante, hay cosas que se perdonan en esta época que no se perdonarían un par de siglos más adelante en el tiempo.
En cuanto a la banda sonora, también me parece muy buena y recrea muy bien todo este mundo. La intro de la serie va cambiando con las temporadas, pero mantiene su esencia y ya esa canción es muy buen preámbulo para lo que nos vamos a encontrar. Pero no acaba ahí, la serie cuenta con músicos que se dedican a la música vikinga e incluso aparecen en la serie como personajes para interpretar algunos de sus cánticos, muy interesantes y muy acordes con todo, la verdad es que yo me sorprendí al ver que me gustaban y lo bien que sonaban con los instrumentos vikingos.
Hay algunas secuencias en la cuarta temporada donde los personajes vikingos empiezan a cantar todos antes de un ataque y son escenas que quedan muy bien. Creo que la BSO acompaña muy bien a la serie y le da todavía más carácter y la hace más diferente y especial.
Vikings es una serie por la que no apostaban mucho al venir de un canal de documentales, a la que calificaban de ser muy didáctica pero que ha demostrado que eso no está reñido con el entretenimiento ni la calidad, a pesar de tener un elenco de actores bastante reducido.

La serie ha ido creciendo mucho y ahora cuenta con muchos seguidores, siendo de las series más vistas y con buenas críticas, así que creo que ha superado lo que yo esperaba al principio y que deja huella en la temática vikinga del cine, una buena base a la que hay que prestar atención.
Espero que os haya gustado la entrada y que si todavía no habéis visto la serie, le deis una oportunidad porque la merece. A quienes ya la seguís, pronto podremos disfrutar del desenlace de la cuarta temporada.