Reseña: El sabor de las penas, Jude Morgan


El sabor de las penas

Título: El sabor de las penas
Autora: Jude Morgan
Traducción: María Corniero
Editorial: Alianza Editorial (Ver ficha)
ISBN: 984-84-9104-898-5
Año de publicación: 2017
Páginas: 572
Género: Histórica, Retelling
Libro único

Sinopsis

"Cumbres Borrascosas", de Emily, "Jane Eyre", de Charlotte, "Agnes Grey", de Anne... Tres novelas inolvidables obra de cada una de las hermanas Brontë que siguen emocionándonos y atrapándonos aún hoy. Pero ¿cómo pudieron ser la existencia, los sinsabores, los amores de las mujeres que idearon estas historias? Jude Morgan novela en "El sabor de las penas" la oscura existencia de las tres hermanas en la rectoría de Haworth, regentada por su padre Patrick en los inhóspitos páramos de Yorkshire. Allí transcurren sus vidas, plagadas de penalidades, de las que escapan fantaseando con mundos imaginarios, mucho más atractivos que la realidad, y con la escritura. Y de estas páginas que recrean con magnífica verosimilitud la historia y la época en que vivieron surge una novela intensa, teñida por las mismas emociones y desgarros que transmitieron en sus obras. 

*Gracias a Alianza Editorial por el ejemplar.


Mi opinión:

Charlotte, Emily y Anne Brontë son tres hermanas que viven junto a su padre, su hermano Branwell y su tía en la rectoría de Hawthorne. Las tres hermanas y su hermano aun siendo niños ya saben lo que es perder a una madre y a dos hermanas. Sus vidas son un tanto peculiares, en cuanto que viven prácticamente recluidos en su casa y la libertad que su padre les da en lo que respecta al conocimiento y al acceso a cualquier libro es inusual.
El reverendo Brontë centra sus esfuerzos en su hijo varón, pues es quien tiene más posibilidades. Todos esperan mucho de él, es inteligente y tiene talento, y seguro que eso le procura un buen futuro. En cuanto a las tres chicas, al ser mujeres pobres solo tienen dos opciones: casarse o preparase para ser profesores e institutrices.
Las tres estudiarán en colegios, algunos nada recomendables y llegarán a convertirse en profesoras. Pero Charlotte quiere ser escritora y se dará cuenta del talento que tienen sus hermanas, por lo que juntas, se embarcarán en el proyecto de llegar a publicar sus poemas y novelas.
Una novela que relata la vida de las grandes escritoras Brontë, una versión de sus vidas novelada que se centra en Charlotte, pero que dedica también espacio a Emily y Anne. Una lectura que interesará a los fans de las tres escritoras.

Cuando la editorial Alianza anunció la reedición de las tres novelas más conocidas de las hermanas Brontë vi que incluían un libro que hacía referencia a ellas. El sabor de las penas, una novela acerca de sus vidas, una novela, no una biografía. Así y todo, me interesaba, igual que me interesa todo lo que tenga que ver con ellas y era un libro del que no había tenido noticia hasta ahora. No es de extrañar que quisiera leerlo y no voy a negar que estaba un pelín pletórica después de leer la joya de Jane Austen en la intimidad. Sabía que no sería igual, pero esperaba que me gustase, de todos modos.
Esta novela de Jude Morgan es arriesgada, se arriesgó al publicarla, ya no diré al escribirla, porque ya sabéis que las Brontë tienen muchos fans y novelar su vida requiere decantase por una versión de esta, darles personalidad y seguramente mucho de lo que pongas sea tu visión y no la de todas las demás personas que las admiran. Igualmente entras en el mundo de la ficción e imagino que Morgan tuvo que inventar, lo cual muchos fans tampoco suelen tomarse bien. Con todo esto, lo que quiero decir es que es bueno acercarse a estos libros como algo curioso, como algo más sobre las autoras que tanto inspiran y ya está. Es una novela, no una biografía que espera ser recta y fiable.  Por eso creo que hay que ir con esa idea en la cabeza y si sois muy sensibles respecto a este tema, diría que sería difícil que pudieseis disfrutar de este tipo de trabajos.
Mi primera impresión cuando empecé a leer fue de confusión. Jude Morgan emplea aquí un estilo que no es tan directo como me gusta a mí, está en presente, cambia a veces la persona verbal y las elipsis no están muy marcadas. A veces empiezo un nuevo párrafo y me cuesta un tiempo darme cuenta de que han pasado años. Para mí, no es el mejor estilo que habría podido emplear.

[Extracto del libro]
—He oído a la señorita Wooler hablándole de ti a la señorita Catherine, Charlotte, y la ha dicho que eres brillante.
(…)
—Lo eres, y eso es una gran ventana en este mundo, donde las mujeres prescindibles tenemos que dar con una forma de vivir que valga la pena. No, Ellen, no hagas aspavientos: somos prescindibles. Y no nos dejan recurrir a muchas armas. Quizá lo mejor sea tener dinero y, si no, inteligencia. Es mucho mejor que la belleza.
—Que a mí me falta —dijo Charlotte como si nada.
—Eso es —continuó Mary vigorosamente, descortezando un palo para hacerse un bastón—. Las mujeres que sólo se valen de su belleza no se hacen ningún favor a sí mimas ni a las demás mujeres… —siguió argumentando mientras azotaba las ramas y alborotaba a los grajos posados en los árboles, que graznaban con desdén, y Ellen redoblaba la suave presión sobre el brazo de Charlotte.
No, no le hizo falta correr al espejo esa noche para buscar angustiada una confirmación o una refutación. A fin de cuentas, siempre había sabido que era más menuda y escurrida que las otras niñas, que su piel no tenía la misma frescura, que era la única que evitaba poner una ancha sonrisa para que no se le vieran los dientes disparejos. Ya lo sabía. Pero el saber viste distintos disfraces. Saber en la calma de la salita de tu casa que eres del montón (fea, llámalo por su nombre) no es lo mismo que te lo digan. La puerta se abre de golpe y el dato desagradable se desploma hacia fuera como un cadáver escondido.


Y luego me sorprendió el tono, que tampoco era el que esperaba. Siempre se ha hablado de la vida de Charlotte, Emily y Anne como una sucesión de desgracias, y es verdad que tuvieron más que muchas otras personas en toda su vida, pero, aunque todos sabemos lo que es pasar por malos momentos, me cuesta creer que nunca tuviesen un momento de alegría y felicidad en sus vidas. El tono de la historia es bastante lúgubre y se apoya en esa visión oscura de la vida de las tres hermanas, por lo que todo es sufrimiento casi. Triste, oscuro, frío. Y eso no nos deja con un regusto amargo cada vez que dejamos de leer, que no es lo que yo suelo buscar en mis lecturas.
No voy a decir que no me haya gustado la novela, porque sí la he disfrutado, puede que no tanto como creía al principio que haría, pero aun así es un buen repaso de la vida de las hermanas, en especial de la de Charlotte, lo cual tiene sentido porque es de la que más datos se conocen y se conservan, es la que vivió más y estuvo más expuesta al público durante su trayectoria como escritora de éxito. También he conocido detalles sobre sus vidas que desconocía porque si os movéis un poco por el mundo de sus biografías, cada una dice cosas diferentes y también se especula mucho. He llegado a leer que Emily y Branwell tenían una relación incestuosa, que Branwell en realidad era homosexual y no había cometido adulterio con la mujer de su jefe, sino con su jefe en realidad, etc.
De todas maneras, es una buena manera de conocer sus vidas y la parte que más me ha gustado es la que se refiere a la emoción que viven al escribir, al publicar, al conocer las opiniones de sus escritos… Se hacen famosas y no se lo creen, han publicado con pseudónimos y su vida sigue en Haworth sin ser nada especial, pero media Inglaterra se pregunta quienes son los hermanos Bell.
Para darles personalidad a las autoras la novela se sostiene en lo que se ha contado. Que Anne era la pequeña y la más cuidada y que tenía una fuerte influencia de su tía Branwell; que Emily era solitaria, misántropa y con un carácter difícil, muy difícil; que Branwell era un fracaso; que el señor Brontë era un tanto rígido y que Charlotte era insegura con su aspecto, pequeña pero valiente y que las tres hermanas prácticamente nunca fueron muy felices. Esto es lo que nos puede llegar a día de hoy, pero ¿eran así realmente? Eso nunca lo sabremos, no podremos conocerlas y a mí no me gusta creer a pie juntillas lo que digan sus biógrafos, tampoco me gusta pensar que fuesen siempre tan infelices… pero eso ya es cosa mía.

[Extracto del libro]
(…) Emily deja caer a Branwell en un rincón, arranca de la cama la ropa humeante, la golpea y la pisotea y luego se va corriendo a por agua. Branwell, borracho perdido, se enrosca en el suelo como un perro en un cesto. Pasan sobre él y a su alrededor, limpiando y ordenando. Otra vez a limpiar cuando Branwell abre la boca y suelta un chorretón de vómito. Luego, por fin, sacudirlo un poco, convencerlo y llevarlo a la cama en volandas, colocándolo de lado en previsión de nuevos vómitos. Todo ello prácticamente en silencio, con susurros y gestos, para no inquietar a su padre, que se niega incluso a tener cortinas en las ventanas por su temor patológico al fuego.
Se detienen en la puerta del dormitorio a dar un último repaso visual, cargadas con las hediondas sábanas y el cubo, desgreñadas y con las caras tiznadas, y es entonces cuando, de esa manera suya serena y solemne, Anne dice:
—Vemos aquí a los celebrados Currer, Elis y Acton Bell relajándose en casa, disfrutando de su fama.
Y les acomete una hilaridad tan desenfrenada y virulenta que tienen que morderse los labios y taparse la boca con los nudillos para precipitarse escaleras abajo, y al fin pueden dar rienda suelta a la risa: unas risotadas, relinchos y alaridos tales que cualquiera que las hubiera oído habría pensado que estaban llorando desconsoladamente.


La novela ofrece una versión y aunque sí que inventa, por decirlo de alguna manera, está muy asentada en los datos biográficos que se conservan de ellas, tanto por la biografía que hizo la escritora Elizabeth Gaskell, contemporánea de las Brontë y amiga de Charlotte, como en las posteriores.
He disfrutado conocer todo esto poco a poco, adentrarme en la vida de la rectoría, pero como digo, el tono tan lúgubre hace que me cueste un poco conseguirlo. Y luego hay un aspecto que sí que no me ha gustado nada de nada. Hay un tratamiento del sexo que me parece horrible, aunque puede que yo no haya entendido bien lo que la autora quería expresar. Todas las mujeres en la novela, empezando por la madre, la señora Brontë, ven el sexo como algo más bien desagradable. Algo que les gusta a los hombres y no pueden entender por qué. Los hombres también muestran una imagen perturbadora del tema, al principio el señor Brontë, pero también el director de Cowan Bridge tiene un tono similar. También está lo que cuenta una niña del mismo colegio y la desinformación con la que viven las hermanas. En toda la novela, puede que menos hacia el final, el sexo se ha visto como algo malo, negativo, algo que deben soportar y que toma un tono bastante perturbador en los personajes masculinos. Que se sexualizase tanto algunos aspectos y con este cariz a lo largo de toda la novela no me ha gustado mucho, creo que sobra.
La edición forma parte de la colección que Alianza ha sacado de estas reediciones de las tres obras mas conocidas de las hermanas, aunque he visto que La inquilina de Wildfell Hall empieza a ser ahora con más fuerza la obra de referencia de Anne Brontë y por lo que me han contado es mucho mejor que Agnes Gray. Yo solo he leído la de La Inquilina y me fascinó, a ver si pronto leo su primera novela y puedo comparar yo misma.
Aun así, es una colección muy bonita y práctica, en tapa dura y tienen diseños relacionados. El sabor de las penas, como las demás, tiene una sobrecubierta y un interior sencillo, me hubiera gustado que además de la historia en sí incluyese una introducción o alguna nota de la autora.

[Extracto del libro]
—¿Entonces no quieres que lo que escribes agrade a los lectores? ¿Qué efecto pretendes causarles?
Emily adopta su vieja pose de estar a la escucha y luego rompe a reír, como si una voz invisible le hubiera contado un chiste.
—Pretendo enfurecerlos.

En conclusión, puedo decir que ha sido una experiencia interesante. A medida que avanza en la lectura me he ido acostumbrado al estilo, un tanto peculiar, y creo que hace un buen trabajo asentándose en lo que se transmite de las Brontë en las biografías que hay publicadas. No se va por teorías, sino que sigue la historia oficial y en base a esos datos recrea la personalidad de las tres hermanas escritoras y la de su padre.
Como he dicho al principio, no tengo problema con este tipo de lecturas porque soy capaz de ir con la mente abierta, pero sé que hay personas a las que les cuesta o que son muy sensibles a este tipo de proyectos. Es una lectura interesante, sobre todo si sois fans de las autoras y puesto que su vida fue tan fascinante, es lógico que la mayoría de sus lectoras queramos saber más como era, por eso las novelas que surgen son una forma de aliviar esa curiosidad. Hay que tener siempre presente eso, que son novelas y que no hay manera de saber lo cerca o lo lejos que están de lo que fue la realidad de sus vidas, pero son lecturas curiosas, interesantes y yo disfruto de este tipo de lecturas. Si os llama la atención, os animo desde aquí a darle una oportunidad.  

Una lectura interesante, sobre todo para los fans de las hermanas Brontë. Es una novela, no una biografía y hay que tenerlo en cuenta. Me ha gustado, he disfrutado de algunas partes especialmente, pero no ha sido exactamente lo que esperaba. El tono es agrío y hay una pátina de tristeza en todo lo que se nos cuenta, puede que ciertos enfoques no sean de mi devoción, pero en general ha sido una lectura que ha valido la pena, una experiencia interesante.

  
  
                                        Ha estado bien

  

Reseña: De Inglaterra a Virginia, Alexandra Martin Fynn



De Inglaterra a Virginia

Título: De Inglaterra a Virginia
Autor: Alexandra Martin Fynn
Editorial: B de bolsillo (Ver ficha)
ISBN: 984-84-9070-329-8
Año de publicación: 2017
Páginas: 393
Género: Romántica, Histórica
 
Sinopsis

Anne McLeod, hija de un barón inglés, ha heredado unas vastas tierras en la lejana Virginia. Debido a una decepción amorosa la joven emprende la mayor aventura de su vida: un viaje cruzando el Atlántico para hacerse cargo del magnífico rancho «Eaglethorne».
La propiedad ocasiona numerosos problemas a su nueva dueña, incluido un misterio que rodea a su poco fiable administrador.
En su nuevo hogar, Anne conocerá a Harrison Bradley, un orgulloso vaquero de quien sin poder remediarlo se enamorará perdidamente.


Mi opinión:

Anne decide viajar a América después de que le rompieran el corazón. Está decidida a tomar las riendas de su vida y cambiar totalmente de aires. Por eso se va a Virginia para hacerse cargo de una gran mansión que ha heredado de su abuelo.
Su guía para el camino una vez llegan al continente será Harrison Bradley, un hombre que por su aspecto bien podría ser un bandido, pero en realidad es de los hombres más ricos del estado.
El camino hacia su nuevo hogar será accidentado y su relación con Harrison tormentosa. A pesar de ello tiene mucho que agradecerle y será gracias a él que podrá enfrentarse al administrador de esas tierras, que ha estado comprando esclavos pese a que la familia está en contra de la esclavitud.
Ahora, Anne tiene un duro trabajo por delante y deberá sacar adelante lo que queda de su propiedad al tiempo que les da una vida digna a los esclavos que han sufrido los abusos de ese infame hombre.
Por su parte, Harrison volverá a su casa enfadado consigo mismo por no ser capaz de dejar de pensar en Anne, y aunque él odia a los ingleses estará ahí para ayudarla en los momentos más difíciles.

Hoy os traigo la reseña de una novela romántica y si os gusta la histórica, tomad nota.
Conocí este libro cuando lo gané en un sorteo del blog Cientos de miles de historias, pude elegir dos libros y me decidí por este porque me encanta la ambientación de esta época de Estados Unidos y la verdad es que no hay muchas historias románticas de ese tiempo.
Tuve el presentimiento de que me podía gustar y desde luego la sinopsis me llamaba la atención, así que aquí estoy. La lectura ha sido buena, aunque le veo fallos, pero me ha dejado un buen sabor de boca a pesar de ellos así que es una autora con la que me gustaría repetir.
Veamos, lo mejor de libro, para mí, es la ambientación. La narración también ayuda a adentrarnos en esta época y este mundo, las descripciones son buenas y que veamos los peligros de viajar en ese tiempo también favorece que nos creamos lo que sucede.
La acción transcurre en su mayoría desde los ojos de Anne y vemos la diferencia de mundo que ella percibe en América respecto a Inglaterra, aunque Anne tiene una mente bastante abierta respecto a todo, es un cambio interesante. Su vida en su nueva casa será muy diferente y tendrá un reto muy importante por delante: darles una vida mejor a quienes eran los esclavos de su administrador.


[Extracto del libro]
—Usted… es un… maldito… ¡norteamericano! —lo dijo como un insulto del que él se percató.
—¿Y se puede saber qué quiere decir eso? —preguntó él, ahora sin bromear.
Anne recordó las palabras de la condesa, aquellas que había usado para degradar a los habitantes de esas tierras.
—Quiere decir que no tiene modales, que es… grosero, impertinente y… y… que come demasiado —le espetó ella—, pero sobre todo que no es un caballero de verdad —continuó—, es un bruto, si educación, que no sabe comportarse en sociedad. Ni siquiera estoy segura de que no sea usted alguna clase de delincuente, un asesino o un ladrón de bancos. Por el aspecto que tiene, bien podría serlo.
Anne no creía nada de lo que estaba diciendo; de hecho, estaba en contra de todos esos prejuicios sobre los norteamericanos, pero deseaba tanto molestarlo que no dudó en repetir las palabras que había escuchado tantas veces durante los días previos a su viaje.

En este aspecto, tenía miedo de que fuese una historia muy dura, pero no es así. Es cierto que se dice que lo pasaron mal pero, y aquí hay algo que no me parece muy lógico, desde que llega Anne todo se soluciona. Me ha parecido que es todo muy bucólico, todo va a las mil maravillas, todos quieren seguir trabajando para ella y parece que esclavo es sinónimo de buena persona. Todos los esclavos son trabajadores, honrados, leales, valientes y personas maravillosas. Se santifica al mártir. Pues no me parece muy realista, es terrible que maltratasen así a esas personas, por las razones que sean (al ser humano realmente le da igual las razones, ya sean orientación sexual, sexo, raza, religión, etc), pero eso no va a hacer que todas sean excelentes seres humanos. Habrá de todo y ese maniqueísmo que se ve en la novela no me ha gustado, no lo veo verosímil.
El que todo tenga ese tinte bucólico me ha decepcionado porque es que todo va muy bien y da un poco el cante, por decirlo de algún modo. Que Anne y su familia estén en contra de la esclavitud y sean tan abiertos de mente puede tener un pase, pero que se junte con Harrison Bradley, que resulta que también lo es y que su nana, que pasa a ser su familia, y sus hermanos sean esclavos negros liberados y todos vivan en paz y armonía en una época como esa… Por muy libres que sean, el ser negros en un lugar como ese en una época como esa les traería igualmente problemas de cara al resto de la sociedad y eso no se ve. Todos viven felices y contentos en esa granja e insisto, es que no me parece muy verosímil.
La otra parte importante de la historia es la relación romántica. Aunque en la ambientación y en la trama veo esos fallos, al menos me han resultado más interesantes que la relación amorosa. No me ha gustado desde el principio, por desgracia.


[Extracto del libro]
—Así es, no iba en serio todo lo que le dije… —explicó la joven—. Me sentí atacada y reaccioné del modo equivocado. Le ruego me disculpe.
—Está bien, por supuesto.
—¿Aún desea guiarnos hasta la finca? —le preguntó.
—Si puedo contar con su buen comportamiento, claro —dijo él.
—Por supuesto —aseguró Anne—. Respecto a la condesa… bueno, no podría asegurarlo.
Él rio.
—Está bien, ya me ocuparé de conquistar con mis encantos a la amable señora.
—Usted sí que tiene confianza en sí mismo.

No he terminado de entender las actitudes o actuaciones de los protagonistas. Me parece además, que se trata de algo parecido a un insta-love. Harrison se pasa la mayor parte de la novela enfadado y lo único que he entendido de él es que es muy gruñón. Tiene reacciones que no comprendo, que me parecen fuera de lugar y es como si trataran de darle la razón, cuando yo no veo que la tenga. Y no comento nada más para no hacer spoilers, pero es un personaje que no he entendido y que no me ha resultado agradable.
Anne es una mujer muy buena, con carácter y aunque parece que en su antigua vida solo le preocupaba casarse y tener hijos, ahora está dispuesta a vivir aventuras y cuidar de sus trabajadores. Tiene un pequeño trauma con su antiguo pretendiente y eso sirve como justificación de su comportamiento errático con Harrison. Ella me ha caído mejor que él, pero en general, la relación de ambos me cuesta entenderla y no tiene esa tensión, esa emoción que me engancha en una historia de amor. La verdad es que me ha dado un poco igual. 
Esta es una lectura a la que le veo puntos negativos, desde mi punto de vista, obviamente, pero que aun así me ha dejado un buen sabor de boca. Puede que sea porque me gusta este tipo de ambientación que me cuesta encontrar en novela romántica, pero no lamento haberlo leído y creo que si os llama la sinopsis y os gusta el género, es muy probable que también lo disfrutéis, incluso más de lo que lo he hecho yo.
La edición es sencilla y aunque la portada podría ser más bonita, no me disgustan los diseños de esa colección. Y si bien es de bolsillo, tiene tapa dura con sobrecubierta, que tampoco está nada mal por ese precio. 

Esta ha sido una lectura que me ha dejado un buen sabor de boca. Cuenta con una ambientación que me llama mucho la atención y aunque es una historia a la que le veo cosas que no me han convencido, como la trama amorosa o lo bucólico que puede llegar a ser un poco el estilo de vida de los protagonistas, creo que no está tan mal y que puede gustar mucho a las lectoras del género.En lo personal, estoy contenta de haberlo leído, la época histórica no es la más habitual en novela romántica y es un cambio agradable, además de que la narración está bastante bien y nos traslada a esa época.
   
                                                   
Ha estado bien
  


Reseña: Mirror, mirror, Cara Delevingne, con Rowan Coleman


Mirror, mirror

Título: Mirror, mirror
Autor/a: Cara Delevingne, con Rowan Coleman
Traducción: Julia Alquézar y Rosa Sanz
Editorial: Crossbooks (Ver ficha)
ISBN: 984-84-08-17834-7
Año de publicación: 2017
Páginas: 362
Género: Juvenil, Misterio
Libro único con posibilidad de continuación

Sinopsis

La vida no es perfecta para Red, Leo, Rose y Naomi, pero la música los une, y el futuro de su banda Mirror, Mirror es prometedor.
Hasta que Naomi desaparece.
Tras encontrar a Naomi inconsciente en un río, la policía baraja la posibilidad del intento de suicidio. Pero sus amigos sospechan que la causa es otra. Mientras ella permanece en el hospital en coma, Red y los compañeros de Mirror, Mirror se preguntan: ¿Qué ha ocurrido? ¿Cómo no se dieron cuenta de que algo iba mal.
Mirror, Mirror es una complicada historia sobre lo que significa hacerse mayor. Un grupo de amigos de 16 años que intentan averiguar quiénes son y cómo superar el campo de minas que es el instituto.
*Gracias a Masa Crítica por el ejemplar.

Mi opinión:

Red está teniendo una adolescencia difícil. Las cosas no marchan tan bien como deberían en casa, pero desde que formó una banda con Leo, Rose y Naomi se siente feliz. Todos juntos forman Mirror, mirror y son geniales juntos; la caña.
Se entienden, aunque sus vidas estén lejos de ser perfectas. Cada uno tiene sus problemas, cada uno es un inadaptado social a su manera, pero ahora por fin tienen amigos. Están pasando por un buen momento y nada parece explicar la repentina desaparición de su amiga Naomi. Cuando aparece, casi dos meses después, todo parece indicar que se quiso suicidad, pero Red, Leo y Rose no creen que haya sido eso. Naomi era feliz, eso lo sabían. Así que, ¿qué podría haberle pasado? ¿Le habría hecho alguien eso?
Preguntas sin respuesta, ya que su amiga está en coma inducido debido a las lesiones que sufre. Mientras tanto, los chicos siguen sus vidas, enfrentándose a sus problemas y tratando de que su amistad no se rompa. Red, por su parte, no podrá dejar de pensar en qué le habrá sucedido a Naomi y pronto averiguará algo que lo hará sospechar de que las cosas no han sucedido de manera fortuita.
  
Este libro me llamó la atención cuando lo vi entre las novedades de la editorial por su portada y por su autora, Cara Delevingne. La verdad es que la sinopsis no pintaba mal y me despertó la curiosidad.
Pude leerlo gracias a Masa Crítica, un programa de la plataforma Babelio por el cual los socios podemos apuntarnos, elegir entre los libros disponibles y luego, con un poco de suerte, pueden seleccionarte y enviarte el libro. La cuestión es leerlo dentro del plazo establecido y luego dejar tu opinión en Babelio (una plataforma donde podemos poner los libros que hemos leído, nuestras opiniones, puntuaciones, citas, etc). Ya haré una entrada hablando más en profundidad de esta web, pero ahora vamos con la reseña.
Cuando empecé el libro no estaba segura de qué me iba a encontrar, la verdad. Tenía curiosidad, pero no sabía mucho más y no había leído ninguna reseña con anterioridad. Admito que no empezó bien para mí, por varias razones. En primer lugar, el vocabulario empleado me chocó mucho. Estamos ante un grupo de adolescentes que viven situaciones difíciles y que pasan el tiempo bebiendo, fumando, etc y la autora en la introducción especifica que quería mostrar a adolescentes reales, supongo que por eso Red, que es quien narra la historia, dice tantas y tantas palabrotas, incluso fuera de diálogos. A nivel estilístico es repetitivo (el adjetivo «puto» delante de cualquier sustantivo y la palabra «culo» son las que más se repiten) y a mí nunca me ha convencido esa estrategia de tratar que la narración se parezca a la lengua hablada. Lo aceptaría mucho mejor si se viese en los diálogos, pero en lo reflexivo… Reconozco que me ha chocado y he tardado un poco en acostumbrarme, me disgustó bastante porque era demasiado soez para mí (aunque sí que hay adolescentes que hablan así o de forma parecida) pero a medida que pasan las páginas va cambiando ligeramente. Al llegar a cierto punto de la historia tiene una razón de ser, así que es algo que, por lo menos, tiene una explicación.

[Extracto del libro]
Durante el año siguiente hice todo lo posible por volverme invisible y eliminar a esa persona, sin vómitos, pero comiendo muy poco. Los atracones eran para los críos, para los niñatos desmedidos. El ayuno era para el nuevo yo, que lo controlaba todo. Y sabía que se darían cuenta, como así fue, pero solo para decirme que se me vía mucho mejor. Incluso cuando los huesos de las caderas parecían a punto de atravesarme la piel y sentía fría en un día de calor abrasador. Me hinché como un globo por ellos, me convertí en un esqueleto por ellos, y nada cambió. Excepto yo.

El inicio también me resultó un poco caótico porque en él se juega bastante con los flashbacks y tardamos un poco en ubicarnos, en saber qué papel ocupan los personajes, cómo son, qué ha ocurrido con Naomi… Es un puzzle que se va reconstruyendo, pero como digo, hay que tomarse un tiempo para adaptarse. Para mí no ha sido el mejor inicio posible porque requiere un cierto esfuerzo y ya se sabe que pedirle al lector que se esfuerce es arriesgado, sobre todo al inicio de la novela.
Así y todo, a medida que avanzaba la historia me fue enganchado y mejorando. Vamos conociendo mejor a los personajes y es que para mí esta novela tiene dos tramas paralelas. Por un lado, estamos ante la historia de una serie de personajes que tienen bastantes problemas en casa, psicológicos, etc y que tratan de salir adelante como pueden. Y luego está la trama dedicada a resolver el misterio de qué le ocurrió a Naomi, que tiene un poco menos de presencia de la que yo esperaba. Podemos ver el ir y venir de la amistad que Red, Leo y Rose tienen y también cómo Red, junto a la hermana de Naomi, van atando cabos para averiguar qué ocurrió con la chica.
La historia tiene algunos giros muy interesantes y uno de ellos en especial, me ha sorprendido mucho. Obviamente no voy a hacer ningún spoiler, pero es un juego que me ha gustado. Diría que puede ser calificado como un reconocible truco de guion, pero como no me lo esperaba, en mi caso ha funcionado completamente. Ha sido inesperado y ha supuesto un giro sorprendente, del que no me había dado cuenta hasta que se explicita y esa sorpresa que me ha dado lo veo como algo positivo.

[Extracto del libro]
—A mí no me importa de dónde viene la gente, ni de qué color es su piel, ni cuánto dinero tiene, ni si les gustan los chicos o las chicas… Ninguna de esas mierdas. ¿Por qué no podemos ser personas sin más?
—Por que la gente es gilipollas —afirma Leo—. Y dicen que el mundo es un lugar cada vez mejor y más justo, pero qué va. Y seguirá sin serlo bastante tiempo. Así que lo único que podemos hacer es cuidar de nosotros mismos, Red. Y no hay más.     

Después también tenemos la resolución final del misterio de lo que le ocurrió a Naomi, no puedo decir que sospechara en especial de lo que había ocurrido en realidad, por lo que, aunque no me parezca un grandísimo misterio, no está mal para un libro de estas características. Lo que sí que diría es que es un final un poquito precipitado, de pronto todo acaba muy rápido y todo se solventa en un mismo momento, esa sería la pega que le pondría.
Y he dejado para el final los personajes, que en realidad son el punto central de esta historia. Cara Delevingne crea un elenco de adolescentes con problemas, a su manera todos tienen algo de inadaptados, aunque lo son por sus circunstancias familiares (menos Naomi, diría yo). Tanto Red, como Leo y Rose han sufrido o sufren algún tipo de situación que traumatizaría a cualquiera, tienen vidas difíciles y si algo no me cuadra es que es mucha casualidad que le ocurran tantas cosas dramáticas a, prácticamente, todos los personajes de la historia. Incluso la hermana de Naomi tiene lo suyo. Además de tener esas vidas tan peculiares, resulta que todos tienen también un don especial. Ya sea para cantar, tocar la batería, la guitarra, el bajo o incluso para programar y hackear… Una vez más, me ha resultado forzado y poco verosímil. Si a todo eso le añadimos lo que ocurre con Naomi… es que los pobres tienen una suerte...
A eso le añadiría que es difícil sentir empatía por algunos de ellos. No es la primera vez que me voy con una sensación similar a la que me he encontrado aquí. Red y Rose tienen una gran amistad, para Red es muy importante y aunque constantemente nos dice lo buena que es Rose, divertida, simpática, etc, no es algo que se demuestre con hechos o tan siquiera con palabras. A mí me ha parecido que trata bastante mal a Red y siempre es perdonada. Se nos trata de transmitir a través del personaje de Red ciertas cualidades de Rose, pero esas cualidades no las podemos conocer mediante lo que ocurre en la novela y al final nos llevamos una imagen extraña. A mí Rose me ha parecido egoísta, borde, caprichosa… a pesar de lo que le ha pasado, eso no hace que sea buena persona ni buena amiga.  Si los autores querían transmitir algo diferente, en mi caso no lo han conseguido. Y diría que algo así ocurre también con la madre de Red.
Y, por último, solo quería comentar que hay un par de aspectos que no me han convencido del todo. La novela incluye personajes muy diversos que no se acogen a la norma social y por eso sufren. Se trata de reflexionar sobre la igualdad y que lo único que importa todos somos personajes. ¿Qué ves cuando te miras al espejo? Algo así, de ahí el título. No obstante, creo que no hay un tratamiento muy bueno de las mujeres en algunos aspectos (dejaré alguna cita por ahí). Uno de los personajes secundarios es alcohólico y su marido le es infiel y me ha sorprendido que uno de los protagonistas siempre dice que claro, es normal que su marido no la quiera porque siempre está borracha, que se va por su culpa. ¿No se está culpabilizando a la mujer en un caso de infidelidad? ¿La persona culpable en ese caso no sería la infiel? El alcoholismo es un problema muy gordo y entiendo que, si no se deja ayudar, su pareja no quiera estar con ella después de varios años, ¿pero es culpa de esa mujer que su marido sea infiel? No sé, ¿no podrían haber roto la relación, en todo caso? Este es el mensaje que se transmite hasta el final e incluso se admite por parte de esta mujer de la que os hablo. Pienso que podrían haber presentado el problema exactamente igual a cómo lo hacen, porque nos muestra un error típico de una pareja que lucha por mantener las apariencias de puertas para afuera, pero esos juicios no me parecen correctos. Esa es mi opinión.

[Extracto del libro]
Y seguimos ensayando todo el verano los tres, pero la fecha del concierto se acercaba, y entonces nos dimos cuenta de que teníamos que buscar un nuevo bajista. Vaya una mierda.
Naomi era… es… la mejor bajista con la que he tocado, cosa rara porque es una chica, y las tías no suelen ser tan buenas. No es sexista, es un hecho. Para tocar bien el bajo hace falta estar muy dispuesto a ser invisible, y las chicas —bueno, a las normales— les gusta que las miren.

La edición del libro está bien, la portada tiene su significado y llega un momento del libro en el que la comprendemos, así como el título, y eso me ha gustado porque no siempre ocurre.  También incluye una pequeña entrevista a la autora sobre el libro y eso me ha gustado mucho, ojalá hicieran lo mismo con todas las novelas, siempre me gusta conocer un poco lo que los autores tienen que decir sobre sus creaciones.
En general, puedo decir que no he empezado con buen pie con la historia, pero por suerte ha dado un vuelto y ha terminado por gustarme bastante. No es uno de esos libros que releeré el resto de mi vida, pero ha estado bien para pasar el rato. Me ha entretenido, me ha sorprendido en algún momento (y bastante), cosa que no me esperaba y creo que es un inicio digno para la autora (aunque no sé qué tipo de participación ha tenido Rowan Coleman). Si os apetece darle una oportunidad, si os llama la sinopsis, os animo a ello, no es una mala lectura, en realidad ha estado mejor de lo que esperaba.

Una novela con la que he empezado con mal pie, pero que ha ido mejorando conforme leía. Me ha sorprendido con algunos giros interesantes y finalmente he comprendido mejor a los personajes. Me ha resultado un poco forzado todo el drama que los rodea, porque les pasa de todo, pero en general es una historia interesante, que sorprende y resulta entretenida. No es un mal comienzo para la autora.
   

Muy recomendable

Reseña: Jane Austen en la intimidad, Lucy Worsley


Jane Austen en la intimidad

Título: Jane Austen en la intimidad
Autora: Lucy Worsley
Traducción: Victoria Simó
Editorial: Ediciones Urano (Ver ficha)
ISBN: 984-84-15732-27-3
Año de publicación: 2017
Páginas: 431
Género: Biografía

Sinopsis

En el año que se cumplen los doscientos años de su fallecimiento, una visión distinta de la genial escritora.
Un libro imprescindible para todos los amantes de la escritora, donde se muestra su intimidad y entorno familiar, que permite entender mejor las historias y personajes de sus novelas de la narradora inglesa.
Pero no hace falta ser admirador de Jane Austen para disfrutar de este retrato de la sociedad británica de fines del siglo XVIII y principios del XIX con sus clases sociales bien marcadas y sus permanentes fuentes de conflictos.
Jane Austen tuvo que sufrir todas las vicisitudes de una mujer soltera en una familia de abolengo pero poco dinero, lo cual implicaba toda una serie de sacrificios y limitaciones, que fue sorteando gracias a su empuje y decisión.

*Gracias a Ediciones Urano por el ejemplar.


Mi opinión:

En este libro la historiadora inglesa Lucy Worsley recrea la biografía de Jane Austen poco a poco, mostrándonos cómo era su entorno familiar y su contexto social.
A través de las cartas de la propia Jane, las de sus familiares e incluso las de algunas personas contemporáneas suyas, podemos hacernos una idea de lo que significaba para una mujer vivir en la época georgiana.
Jane pertenecía a una familia poderosa venida a menos y como mujer soltera tuvo que depender siempre de su familia. Como escritora, no fue realmente valorada en vida, pero podemos vislumbrar cuales fueron sus sueños y sus inspiraciones para crear todas sus maravillosas novelas.


Cuando vi que este libro iba a salir a la venta supe que quería leerlo. ¿Conocéis esa sensación de cuando veis un libro e intuís que os va a gustar? Obviamente en este caso acerté, ha sido una lectura maravillosa.
Siempre me han gustado las biografías y a estas alturas he leído varias, pero sin duda esta es la que más me ha gustado. Su estructura y estilo han hecho que me perdiese en la vida y el mundo de Jane Austen, he terminado el libro y siento que conozco mucho mejor a la autora. Por supuesto, no podemos esperarnos que su vida o su manera de pensar sea exactamente como Worsley lo cuenta aquí, ella misma lo advierte, pero creo que sí es muy probable que acierte bastante.


[Extracto del libro]
Jane tenía que hacer cabriolas con los deberes domésticos si quería «sacar tiempo» para sí misma de una forma que no ofendiera a su familia ni desafiara las convenciones de cómo una tía soltera debía emplear las horas. Ésa fue su lucha, una batalla diaria, gris y nada épica: la cuestión de a quién le correspondía ejecutar según qué tareas. Una batalla que todavía arrastra la mujer actual. Una batalla que aún se sigue librando.

He descubierto, además, muchas cosas que no conocía de Jane Austen y aunque en Cartas ya había visto mucho de su vida, con este libro me he organizado mejor sobre quien era quien y qué posición ocupaban en su vida sus padres, sus hermanos, sus cuñada, sobrinas y pretendientes. La autora hace un gran trabajo citando dichas cartas, pero no se limita a las de Jane o su familia, sino que también aporta citaciones de otras personas contemporáneas de esa época para que podamos hacernos una idea clara de lo que significaba vivir en ese momento histórico.
Los Austen pertenecían a la pseudogentry, eran una familia relacionada con la nobleza, que tenía algunos parientes ricos, pero ellos no vivían tan cómodamente. Worsley no cuenta como los hermanos de Jane trataron de mostrar una imagen de ella un poco diferente a la real, siempre recalcando lo buena niñera que era, lo dulce, lo trabajadora. Y después de todo eso, era escritora ¿realmente era así? Como vemos en el libro, las mujeres en aquella época tenían bastantes limitaciones, seguro que os lo podéis imaginar, y tanto Jane como su hermana Cassandra permanecieron solteras y sus hermanos tuvieron que hacerse cargo de ellas y su madre. No podían permitirse enfadarlos y se sentían en deuda con ellos. A cambio eran niñeras, cuidadoras y su tiempo no era suyo casi.

[Extracto del libro]
Sin embargo, aún peores si cabe que las dificultades materiales a las que se enfrentaban las solteronas —al menos en opinión de William Hayley— eran las mentales. «Las solteras de cierta edad deben experimentar un considerable resentimiento —opinaba—, motivado por el desengaño en relación con el gran objeto de las esperanzas femeninas.» El «gran objeto de las esperanzas femeninas» era, por supuesto, casarse y tener hijos. No todas poseían la entereza necesaria para restar importancia a esa enorme presión social. Una institutriz soltera, Nelly Weeton, contaba que «las solteronas son el hazmerreír de todo el mundo. Los niños les gastan bromas que son aplaudidas. Las niñas se burlan de ella y nadie las riñe. Pongo a Dios por testigo de que algún día escribiré un ensayo sobre la patética situación de las solteras entradas en años».

También ha sido magnífico que la autora relacione hechos de la vida de Jane con sus novelas. Podemos ver como se inspiró en algunos de sus familiares para crear algunos de sus personajes, a veces incluso intuimos que en ella misma. Por ejemplo, la señora y la señorita Bates, en Emma, junto a su sobrina Jane Farifax podrían haber sido Jane, Cassandra y su madre, viviendo juntas en una pobreza que nunca se imaginaron. Asimismo, se desprende mucho de la importancia que Jane le da al hogar y podemos ver cómo va evolucionando su opinión sobre el tema en sus diferentes novelas. Las descripciones de las casas parroquiales tienen mucho de lo que ella vivió, de la costa y el mar, de las grandes mansiones…
Para mí, Worsley hace un gran trabajo al relacionarlo todo, podemos ver el conjunto. No solo a la Jane escritora o a la Jane tía y hermana, todo junto y bien contextualizado. Creo que esa es la razón por la que sienta que conozco mucho mejor a Jane Austen y su contexto, entiendo mejor a lo que se tuvo que enfrentar y a lo que se debían enfrentar las mujeres en su época. O se casaban y se centraban en ser madres (muchas de ellas corriendo grave peligro) o se quedaban solteras, dependientes de sus familias, a veces sin hogar y sin recursos, y por supuesto, ocupaban un papel en la sociedad muy denostado.

[Extracto del libro]
Otra crítica apreció en mayo en The Bristish Critic. Una amiga recordaba a Jane leyendo las reseñas con gran entusiasmo y exclamando: «¡Sí! ¡Cómo le alegro! Ésos fueron los personajes que más trabajé, y el crítico se ha dado cuenta»

También podemos seguir de cerca sus peripecias a la hora de publicar y escribir. Quería ganar dinero con sus novelas y lo hizo, aunque no tanto como debiera. Sabemos que mantuvo el anonimato al principio, aunque cierto hermano se fue de la lengua y pronto se descubrió el pastel. A Jane le gustaba leer las críticas sobre sus novelas y he disfrutado mucho esos momentos, podemos intuir la emoción de ganar por fin su propio dinero, de saber que su escritura era valorada (en su entorno familiar James Austen, su hermano, era considerado el escritor de la familia).


[Extracto del libro]
Una vez le preguntaron a Jane cuál era su favorito de todos us personajes y ella respondió: «Edmund Bertram y el señor Knightley; pero no se parecen en nada a cómo son, por lo que yo sé, los caballeros ingleses en la vida real».

El estilo narrativo es muy ameno, Lucy Worsley deja caer su opinión bastantes veces y no me avergüenza admitir que suelo estar de acuerdo con ella. Somos fans de Jane Austen y se nota, por ese si te gusta la autora este es un libro que no te puedes perder, dudo que defraude a nadie.
Dicho esto, os animo a darle una oportunidad a esta biografía y a las novelas de Jane Austen, si todavía no lo habéis hecho, es una escritora que merece mucho la pena. Sus novelas mejoran con cada relectura, tiene el poder de mostrarnos algo nuevo cada vez que las leemos y son una joya para mostrarnos cómo era la vida en su época.

Un libro que he disfrutado el máximo. Me gustan las biografías y hasta la fecha, esta es la mejor que he leído, incluso sin tener en cuenta que Jane Austen es una de mis escritoras favoritas.Worsley nos muestra paso a paso la vida de Jane Austen, pero también se esfuerza por contextualizar bien ese momento histórico y gracias a ello podemos tener una imagen del conjunto.
He acabado el libro sintiendo que conocía mucho mejor a la autora y tengo una idea mucho más clara de cómo era su clan familiar, cómo se organizaba y qué papel ocupaba Jane dentro de él. Así podemos saber cómo esto influenciaba en sus novelas y cómo fue su faceta de escritura durante su vida.Una lectura genial, las fans de Jane Austen la disfrutarán muchísimo.

                                                   

¡Hay que leerlo!