Reseña: El sabor de las penas, Jude Morgan


El sabor de las penas

Título: El sabor de las penas
Autora: Jude Morgan
Traducción: María Corniero
Editorial: Alianza Editorial (Ver ficha)
ISBN: 984-84-9104-898-5
Año de publicación: 2017
Páginas: 572
Género: Histórica, Retelling
Libro único

Sinopsis

"Cumbres Borrascosas", de Emily, "Jane Eyre", de Charlotte, "Agnes Grey", de Anne... Tres novelas inolvidables obra de cada una de las hermanas Brontë que siguen emocionándonos y atrapándonos aún hoy. Pero ¿cómo pudieron ser la existencia, los sinsabores, los amores de las mujeres que idearon estas historias? Jude Morgan novela en "El sabor de las penas" la oscura existencia de las tres hermanas en la rectoría de Haworth, regentada por su padre Patrick en los inhóspitos páramos de Yorkshire. Allí transcurren sus vidas, plagadas de penalidades, de las que escapan fantaseando con mundos imaginarios, mucho más atractivos que la realidad, y con la escritura. Y de estas páginas que recrean con magnífica verosimilitud la historia y la época en que vivieron surge una novela intensa, teñida por las mismas emociones y desgarros que transmitieron en sus obras. 

*Gracias a Alianza Editorial por el ejemplar.


Mi opinión:

Charlotte, Emily y Anne Brontë son tres hermanas que viven junto a su padre, su hermano Branwell y su tía en la rectoría de Hawthorne. Las tres hermanas y su hermano aun siendo niños ya saben lo que es perder a una madre y a dos hermanas. Sus vidas son un tanto peculiares, en cuanto que viven prácticamente recluidos en su casa y la libertad que su padre les da en lo que respecta al conocimiento y al acceso a cualquier libro es inusual.
El reverendo Brontë centra sus esfuerzos en su hijo varón, pues es quien tiene más posibilidades. Todos esperan mucho de él, es inteligente y tiene talento, y seguro que eso le procura un buen futuro. En cuanto a las tres chicas, al ser mujeres pobres solo tienen dos opciones: casarse o preparase para ser profesores e institutrices.
Las tres estudiarán en colegios, algunos nada recomendables y llegarán a convertirse en profesoras. Pero Charlotte quiere ser escritora y se dará cuenta del talento que tienen sus hermanas, por lo que juntas, se embarcarán en el proyecto de llegar a publicar sus poemas y novelas.
Una novela que relata la vida de las grandes escritoras Brontë, una versión de sus vidas novelada que se centra en Charlotte, pero que dedica también espacio a Emily y Anne. Una lectura que interesará a los fans de las tres escritoras.

Cuando la editorial Alianza anunció la reedición de las tres novelas más conocidas de las hermanas Brontë vi que incluían un libro que hacía referencia a ellas. El sabor de las penas, una novela acerca de sus vidas, una novela, no una biografía. Así y todo, me interesaba, igual que me interesa todo lo que tenga que ver con ellas y era un libro del que no había tenido noticia hasta ahora. No es de extrañar que quisiera leerlo y no voy a negar que estaba un pelín pletórica después de leer la joya de Jane Austen en la intimidad. Sabía que no sería igual, pero esperaba que me gustase, de todos modos.
Esta novela de Jude Morgan es arriesgada, se arriesgó al publicarla, ya no diré al escribirla, porque ya sabéis que las Brontë tienen muchos fans y novelar su vida requiere decantase por una versión de esta, darles personalidad y seguramente mucho de lo que pongas sea tu visión y no la de todas las demás personas que las admiran. Igualmente entras en el mundo de la ficción e imagino que Morgan tuvo que inventar, lo cual muchos fans tampoco suelen tomarse bien. Con todo esto, lo que quiero decir es que es bueno acercarse a estos libros como algo curioso, como algo más sobre las autoras que tanto inspiran y ya está. Es una novela, no una biografía que espera ser recta y fiable.  Por eso creo que hay que ir con esa idea en la cabeza y si sois muy sensibles respecto a este tema, diría que sería difícil que pudieseis disfrutar de este tipo de trabajos.
Mi primera impresión cuando empecé a leer fue de confusión. Jude Morgan emplea aquí un estilo que no es tan directo como me gusta a mí, está en presente, cambia a veces la persona verbal y las elipsis no están muy marcadas. A veces empiezo un nuevo párrafo y me cuesta un tiempo darme cuenta de que han pasado años. Para mí, no es el mejor estilo que habría podido emplear.

[Extracto del libro]
—He oído a la señorita Wooler hablándole de ti a la señorita Catherine, Charlotte, y la ha dicho que eres brillante.
(…)
—Lo eres, y eso es una gran ventana en este mundo, donde las mujeres prescindibles tenemos que dar con una forma de vivir que valga la pena. No, Ellen, no hagas aspavientos: somos prescindibles. Y no nos dejan recurrir a muchas armas. Quizá lo mejor sea tener dinero y, si no, inteligencia. Es mucho mejor que la belleza.
—Que a mí me falta —dijo Charlotte como si nada.
—Eso es —continuó Mary vigorosamente, descortezando un palo para hacerse un bastón—. Las mujeres que sólo se valen de su belleza no se hacen ningún favor a sí mimas ni a las demás mujeres… —siguió argumentando mientras azotaba las ramas y alborotaba a los grajos posados en los árboles, que graznaban con desdén, y Ellen redoblaba la suave presión sobre el brazo de Charlotte.
No, no le hizo falta correr al espejo esa noche para buscar angustiada una confirmación o una refutación. A fin de cuentas, siempre había sabido que era más menuda y escurrida que las otras niñas, que su piel no tenía la misma frescura, que era la única que evitaba poner una ancha sonrisa para que no se le vieran los dientes disparejos. Ya lo sabía. Pero el saber viste distintos disfraces. Saber en la calma de la salita de tu casa que eres del montón (fea, llámalo por su nombre) no es lo mismo que te lo digan. La puerta se abre de golpe y el dato desagradable se desploma hacia fuera como un cadáver escondido.


Y luego me sorprendió el tono, que tampoco era el que esperaba. Siempre se ha hablado de la vida de Charlotte, Emily y Anne como una sucesión de desgracias, y es verdad que tuvieron más que muchas otras personas en toda su vida, pero, aunque todos sabemos lo que es pasar por malos momentos, me cuesta creer que nunca tuviesen un momento de alegría y felicidad en sus vidas. El tono de la historia es bastante lúgubre y se apoya en esa visión oscura de la vida de las tres hermanas, por lo que todo es sufrimiento casi. Triste, oscuro, frío. Y eso no nos deja con un regusto amargo cada vez que dejamos de leer, que no es lo que yo suelo buscar en mis lecturas.
No voy a decir que no me haya gustado la novela, porque sí la he disfrutado, puede que no tanto como creía al principio que haría, pero aun así es un buen repaso de la vida de las hermanas, en especial de la de Charlotte, lo cual tiene sentido porque es de la que más datos se conocen y se conservan, es la que vivió más y estuvo más expuesta al público durante su trayectoria como escritora de éxito. También he conocido detalles sobre sus vidas que desconocía porque si os movéis un poco por el mundo de sus biografías, cada una dice cosas diferentes y también se especula mucho. He llegado a leer que Emily y Branwell tenían una relación incestuosa, que Branwell en realidad era homosexual y no había cometido adulterio con la mujer de su jefe, sino con su jefe en realidad, etc.
De todas maneras, es una buena manera de conocer sus vidas y la parte que más me ha gustado es la que se refiere a la emoción que viven al escribir, al publicar, al conocer las opiniones de sus escritos… Se hacen famosas y no se lo creen, han publicado con pseudónimos y su vida sigue en Haworth sin ser nada especial, pero media Inglaterra se pregunta quienes son los hermanos Bell.
Para darles personalidad a las autoras la novela se sostiene en lo que se ha contado. Que Anne era la pequeña y la más cuidada y que tenía una fuerte influencia de su tía Branwell; que Emily era solitaria, misántropa y con un carácter difícil, muy difícil; que Branwell era un fracaso; que el señor Brontë era un tanto rígido y que Charlotte era insegura con su aspecto, pequeña pero valiente y que las tres hermanas prácticamente nunca fueron muy felices. Esto es lo que nos puede llegar a día de hoy, pero ¿eran así realmente? Eso nunca lo sabremos, no podremos conocerlas y a mí no me gusta creer a pie juntillas lo que digan sus biógrafos, tampoco me gusta pensar que fuesen siempre tan infelices… pero eso ya es cosa mía.

[Extracto del libro]
(…) Emily deja caer a Branwell en un rincón, arranca de la cama la ropa humeante, la golpea y la pisotea y luego se va corriendo a por agua. Branwell, borracho perdido, se enrosca en el suelo como un perro en un cesto. Pasan sobre él y a su alrededor, limpiando y ordenando. Otra vez a limpiar cuando Branwell abre la boca y suelta un chorretón de vómito. Luego, por fin, sacudirlo un poco, convencerlo y llevarlo a la cama en volandas, colocándolo de lado en previsión de nuevos vómitos. Todo ello prácticamente en silencio, con susurros y gestos, para no inquietar a su padre, que se niega incluso a tener cortinas en las ventanas por su temor patológico al fuego.
Se detienen en la puerta del dormitorio a dar un último repaso visual, cargadas con las hediondas sábanas y el cubo, desgreñadas y con las caras tiznadas, y es entonces cuando, de esa manera suya serena y solemne, Anne dice:
—Vemos aquí a los celebrados Currer, Elis y Acton Bell relajándose en casa, disfrutando de su fama.
Y les acomete una hilaridad tan desenfrenada y virulenta que tienen que morderse los labios y taparse la boca con los nudillos para precipitarse escaleras abajo, y al fin pueden dar rienda suelta a la risa: unas risotadas, relinchos y alaridos tales que cualquiera que las hubiera oído habría pensado que estaban llorando desconsoladamente.


La novela ofrece una versión y aunque sí que inventa, por decirlo de alguna manera, está muy asentada en los datos biográficos que se conservan de ellas, tanto por la biografía que hizo la escritora Elizabeth Gaskell, contemporánea de las Brontë y amiga de Charlotte, como en las posteriores.
He disfrutado conocer todo esto poco a poco, adentrarme en la vida de la rectoría, pero como digo, el tono tan lúgubre hace que me cueste un poco conseguirlo. Y luego hay un aspecto que sí que no me ha gustado nada de nada. Hay un tratamiento del sexo que me parece horrible, aunque puede que yo no haya entendido bien lo que la autora quería expresar. Todas las mujeres en la novela, empezando por la madre, la señora Brontë, ven el sexo como algo más bien desagradable. Algo que les gusta a los hombres y no pueden entender por qué. Los hombres también muestran una imagen perturbadora del tema, al principio el señor Brontë, pero también el director de Cowan Bridge tiene un tono similar. También está lo que cuenta una niña del mismo colegio y la desinformación con la que viven las hermanas. En toda la novela, puede que menos hacia el final, el sexo se ha visto como algo malo, negativo, algo que deben soportar y que toma un tono bastante perturbador en los personajes masculinos. Que se sexualizase tanto algunos aspectos y con este cariz a lo largo de toda la novela no me ha gustado mucho, creo que sobra.
La edición forma parte de la colección que Alianza ha sacado de estas reediciones de las tres obras mas conocidas de las hermanas, aunque he visto que La inquilina de Wildfell Hall empieza a ser ahora con más fuerza la obra de referencia de Anne Brontë y por lo que me han contado es mucho mejor que Agnes Gray. Yo solo he leído la de La Inquilina y me fascinó, a ver si pronto leo su primera novela y puedo comparar yo misma.
Aun así, es una colección muy bonita y práctica, en tapa dura y tienen diseños relacionados. El sabor de las penas, como las demás, tiene una sobrecubierta y un interior sencillo, me hubiera gustado que además de la historia en sí incluyese una introducción o alguna nota de la autora.

[Extracto del libro]
—¿Entonces no quieres que lo que escribes agrade a los lectores? ¿Qué efecto pretendes causarles?
Emily adopta su vieja pose de estar a la escucha y luego rompe a reír, como si una voz invisible le hubiera contado un chiste.
—Pretendo enfurecerlos.

En conclusión, puedo decir que ha sido una experiencia interesante. A medida que avanza en la lectura me he ido acostumbrado al estilo, un tanto peculiar, y creo que hace un buen trabajo asentándose en lo que se transmite de las Brontë en las biografías que hay publicadas. No se va por teorías, sino que sigue la historia oficial y en base a esos datos recrea la personalidad de las tres hermanas escritoras y la de su padre.
Como he dicho al principio, no tengo problema con este tipo de lecturas porque soy capaz de ir con la mente abierta, pero sé que hay personas a las que les cuesta o que son muy sensibles a este tipo de proyectos. Es una lectura interesante, sobre todo si sois fans de las autoras y puesto que su vida fue tan fascinante, es lógico que la mayoría de sus lectoras queramos saber más como era, por eso las novelas que surgen son una forma de aliviar esa curiosidad. Hay que tener siempre presente eso, que son novelas y que no hay manera de saber lo cerca o lo lejos que están de lo que fue la realidad de sus vidas, pero son lecturas curiosas, interesantes y yo disfruto de este tipo de lecturas. Si os llama la atención, os animo desde aquí a darle una oportunidad.  

Una lectura interesante, sobre todo para los fans de las hermanas Brontë. Es una novela, no una biografía y hay que tenerlo en cuenta. Me ha gustado, he disfrutado de algunas partes especialmente, pero no ha sido exactamente lo que esperaba. El tono es agrío y hay una pátina de tristeza en todo lo que se nos cuenta, puede que ciertos enfoques no sean de mi devoción, pero en general ha sido una lectura que ha valido la pena, una experiencia interesante.

  
  
                                        Ha estado bien

  

6 comentarios :

  1. hola,
    no descarto leer este libro mas adelante, me gustan mucho las biografias y si son de estas hermanas con las que he disfrutado leyendo, pues mas aun Gracias por la reseña
    besotes :)

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Había visto las reediciones de los tres libros de las hermanas (que me encantan) pero no me había fijado en este... no soy de biografías así que me alegro de que remarques que se trata de una novela y no una biografía ^^ lo tendré en mente pero primero quiero leer los otros tres :p
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa! aiss las ediciones de Alianza me tiene turulata perdida, mira que son bonitas. Esta novela no la conocía, pero por lo que veo tampoco te ha convencido del todo, así que la dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola, no conocía la novela pero por ahora tengo tantos pendientes que prefiero dejarla para más adelante.
    Besos y nos leemos.

    ResponderEliminar
  5. Este tipo de novelas más que (casi) biográficas las prefiero ver como ficción pura y dura, pero la verdad qeue no me llama la atención, a primera vista y por loq ue comentas me parece una lectura un tanto pesada :S

    un saludo!

    ResponderEliminar
  6. No he leído nada de las hermanas, así que no creo que lea este libro en breve. Tengo pendiente varias de sus novelas, pero a corto plazo no los leeré, ya que no es el tipo de lectura que estoy haciendo últimamente :)

    ResponderEliminar

Los comentarios son esenciales para mantener vivo un blog, como dicen por ahí son su alimento, así que deja el tuyo y ayuda a que este sitio siga en pie. Unas simples palabras dando tu opinión me animan a seguir, pero por favor:

-NO hagas publicidad, ni dejes enlaces.
-Sé RESPETUOSO.

Todos los comentarios que no cumplan con esto, serán eliminados.