Desvaríos: Novela romántica. Novela rosa. Novelas para mujeres.


Si sois habituales del blog sabréis que leo bastantes novelas románticas y hoy me apetecía tratar este tema en el blog. El título de la entrada muestra varias maneras de referirse a este tipo de literatura, yo siempre utilizo novela romántica porque «novela rosa» me parece un tanto ofensivo. Sé que esto evita la confusión entre novelas de romance y la literatura de los románticos del siglo XIX, pero «novela rosa» pienso que con el añadido de ese color hace referencia a que solo es para mujeres. Aunque sean minoría los hombres también leen novelas románticas, es más, algunos de ellos las escriben, y muy bien.
Y antes de seguir quiero aclarar que me estoy refiriendo a historias de romance adulto, aunque por supuesto también hay romance en historias juveniles, pero para mí son diferentes a estas, así que aquí solo trataré las dirigidas al público adulto.
¿Qué son las novelas románticas? Pues lo principal es que la trama se centre en una historia de amor que, por norma general, tendrá un final feliz. Son novelas hechas para entretener, fáciles de leer y entender, que nos ayudan a evadirnos. Como muchos otros best-sellers esa es su función principal, la evasión y el entretenimiento. Ahora bien, además del estigma que comparte con otros best-seller, ¿por qué ha estado, o está, mal considerada la novela romántica? ¿Por qué muchos no la consideran literatura?
Como estudiante de filología puedo decir que muchas de mis compañeras leen novelas juveniles y novelas románticas, aunque eso casi nunca se confiese delante de los profesores y profesoras (y cuando se hace es porque el profesor o profesora es un caso especial). En el mundo académico, por lo general, no se consideran novelas de calidad, pero hay una gran variedad de opiniones. Para mí, que me gusta leer clásicos, que los disfruto y colecciono, puedo decir que no se puede comparar un clásico de la literatura universal a una novela de romance ¿por qué? Los clásicos son denominados así que han superado la prueba del tiempo, que por lo general es aquello que nos sirve para crear el canon. Los clásicos son historias que funcionan a lo largo de las generaciones, que tienen potencial para seguir siendo importantes y por lo que se deduce, son obras complejas, ricas en matices y con personajes que pueden hacer historia, como Don Quijote. Ni las novelas románticas tienen nada que ver con esto, como no lo tienen que ver muchas de las novelas negras que se publican, ni las juveniles, ni siquiera los premios Planeta o Cervantes.
Así que ¿son literatura? Depende de lo que se considere literatura, si se ve que todo lo publicado lo es, o si lo es todo lo escrito… Es muy difícil, pero generalizando, yo diría que sí, son literatura, solo que hay muchos tipos y que no sean literatura de la más alta calidad, no quiere decir que haya que despreciarla.
Sí, La Regenta es una gran obra, y sí, La Odisea es todo un clásico, pero a lo largo de los siglos y desde que se comercializan los libros ha habido muchas historias perecederas que aunque no lleguen hasta nosotros, sirvieron a sus coetáneos para entretenerse, divertirse, evadirse y disfrutar. Y eso no es poca cosa.
He visto que muchas veces se describe a las novelas románticas como obras de poca calidad (incluso dicho por personas que trabajan en el gremio) y no puedo negar esto en su totalidad, pero creo que sí hay novelas de este tipo con personajes bien construidos, relaciones complejas y bien documentadas. Por desgracia, estas historias son minoría, por eso yo creo que hay que seguir apostando por estas obras que además de entretenernos y gustarnos, han sido cuidadas y merecen más la pena que otras. En los últimos años la NR (novela romántica) ha evolucionado mucho, las personas que la leen se han vuelto más exigentes (y no solo con las portadas) y cada vez hay mejores títulos sobre los que elegir. ¿Qué seguirán existiendo historias mediocres? Pues sí, como en todas partes. Hay lectores más exigentes que otros. Personalmente, debo confesar que me cuesta encontrar una novela romántica que me guste en todos los aspectos, que sea compleja y con buenos personajes, que me sorprenda a pesar del esperado final y para encontrar algo así hay que pasar por muchas historias que nos sirven como lecturas rápidas o ligeras, pero que en ocasiones no nos dicen nada y que olvidaremos pronto.
Y de aquí derivamos a otra cuestión, si las novelas románticas están tan mal consideradas ¿por qué se venden tanto? El público de este tipo de libros es amplio y muy fiel, es un buen consumidor y eso hace que el género se diferencie de otros, que sea una buena puesta. También por esa razón hay tantas y tantas novelas románticas, novelas de todos los tipos, con todas las ambientaciones posibles y que nos permiten elegir entre una gran variedad de temas. Aunque el que haya tantas también nos lleva a cruzarnos con historias que preferiríamos no haber leído. Pero, ¿cuál es el éxito de estas obras? Si lo pensamos un poco, creo que el que sean predecibles hasta cierto punto gusta, da tranquilidad y es, de siempre, un formato que triunfa.
Una historia de amor con final feliz. El esquema básico que se repite en la inmensa mayoría. Esto puede parecer una tontería, pero es cierto. Pero solo con eso no basta, aunque tengamos esta base podemos adornarla con muchas cosas originales que sirvan de contraste, puede ser compleja y diferente en otros aspectos. La gran variedad de subgéneros que tiene ayuda en esto, hay de todo:
· NR Histórica
· NR Histórica Medieval
       · de highlanders
       · de vikingos
· NR de vaqueros
      · actual e histórica
· NR paranormal
     · de vampiros
    · de hombres lobo
    · de demonios
    · de ángeles
    · de seres originales creadas por las propias autoras o autores
· NR Contemporánea
· NR Chick-lit
· NR Policiaca
· NR Erótica
Y hasta aquí menciono, ahora mismo no recuerdo todo lo que hay, pero si conocéis algún otro tipo podéis decírmelo en los comentarios. Como véis, hay una gran variedad lo cual permite moverse por un montón de posibilidades, de crear universos propios y originales, pero no es solo ahí donde se puede mejorar una historia de amor. Los personajes son una parte muy importante de este tipo de novelas ya que la relación que haya entre los protagonistas es la base principal de la historia y a mi juicio, hay que cuidarla mucho. Si sois lectoras habituales de estas novelas, sabréis que no siempre es así, por desgracia.
Hay prototipos, hay esquemas que delimitan muchas veces el carácter del hombre y de la mujer protagonistas (si hablamos de las historias tradicionales de novela romántica). Esto yo creo que hay que tratarlo con cuidado, ya que muchas veces acaba en una repetición que hace que los personajes no tengan casi personalidad propia o nos lleva también a caer en estereotipos, conductas machistas o demasiado sumisas y otros aspectos que en la actualidad no casan ni ayudan a cambiar el papel de la mujer y el hombre en la sociedad. Es difícil tratar esto porque depende mucho de quien escriba la novela, de su educación, su personalidad, su opinión… y también están los subtipos. Si quieres ser verosímil en una novela ambientada en el medievo, los personajes, por lo que sabemos de esa época, no van a pensar como nosotros, en ese momento las conductas machistas no se veían como algo malo, se veían como algo normal y estaban totalmente aceptadas. Cuando el protagonista es un vampiro o un hombre lobo se les suele adjudicar una personalidad más posesiva o protectora. ¿Qué hacer en casos así? Pues darle fuerza a los personajes femeninos para que haya cierto equilibrio o no ser tan fieles a la verosimilitud y colocar en esas historias personajes con maneras de ser y pensar diferentes a cómo probablemente eran las personas en esos momentos históricos. Siempre hay maneras para modelar esto a nuestro gusto. Por otro lado, se puede optar por mostrar estas conductas, pero quien lea tiene que ser consciente de que a qué se debe eso y que no tiene por qué ser un modelo e imitar. Son novelas para adultos y uno tiene que saber distinguir lo que es ficción y lo que no.
Las novelas románticas escritas hace varios años también van a ser diferentes a como nos gustan ahora. Por ejemplo, yo no he leído a Corín Tellado y no creo que me guste, así como tampoco estoy muy cómoda leyendo novelas contemporáneas escritas hace veinte o cuarenta años porque no comparto las formas de pensar de la mayoría de ellas y porque el estilo de vida que se presenta ahí es probable que no me resulte atractivo. Las novelas históricas por otra parte, se mantienen mejor.
Como en todo, hay cosas buenas y cosas malas. Me gusta que las novelas románticas me diviertan, me emocionen o que me ayuden a conocer épocas y aprender sobre ellas. Que haya una gran variedad de ambientaciones y personajes es una gozada, también el que haya sagas o series, porque si te gustan los personajes puedes continuar conociendo lo que les sucede o, si por otro lado, te gusta un personaje secundario, puedes conocer su historia en otro libro. En cuanto a cosas malas, lo que menos me gusta son los prototipos en los protagonistas y que, en una serie, los protagonistas tengan la misma personalidad en todos los libros a pesar de ser personajes diferentes. A veces para mí gusto hay demasiadas escenas empalagosas o cursis, no me gustan los grandes diálogos es los que se declaran su amor continuamente, así como tampoco que haya recurrentes escenas dedicadas al sexo. No me importa que en este caso haya descripciones explícitas, pero siempre depende de como se lleven pueden resultar pornográficas o no. Esto depende mucho de algunas autoras y de su estilo, pero puede que nos encontremos una buena historia que no nos parezca perfecta por esto que comento. En el caso de las novelas eróticas es algo más esperable, pero en las demás no es algo que yo suela esperar de forma muy recurrente. La documentación es clave en algunos tipos de novelas y una vez más, dependiendo de las autoras o autores, eso se nota, a veces porque da gusto ver los detalles que recrean mejor una determinada ambientación y otras porque hay cuestiones que no cuadran o porque se toman muchas licencias y libertades. Y por último, en el plano superficial: las portadas. Es cierto que ahora son más sutiles, pero no siempre es así. No hace falta que aparezca nadie semidesnudo en ella, ni un escote, si un hombre sin camiseta, ni una pareja con expresión extraña… No, y en esta entrada he ido dejando algunos ejemplos que sirvan de contraste.
En definitiva, las novelas románticas no son peores que otros géneros destinados únicamente al entretenimiento y a la evasión. Tienen una gran variedad de subgéneros que permiten moverse en muchos mundos y ambientaciones diferentes, que nos ayudan a viajar sin movernos de casa (incluso a mundos que no existen más que en esa historia) y con las que también podemos aprender. Queda aún camino por recorrer en cuanto a la calidad pero cada día más personas le exigen más a esta literatura y eso se debe al gran éxito que tiene.
Y ahora llega el momento de que me contéis vosotras lo que pensáis, si leéis novelas de este tipo, que opinión os merecen, qué os gusta y qué no de ellas y también me gustaría saber qué os parece el término «novela rosa», si lo usáis o utilizáis otro.
Espero que a pesar de ser una entrada larga os haya gustado y no haya resultado pesada ¡Saludos!

*Las portadas que he dejado a lo largo de la entrada las he elegido solo por su imagen, no por el contenido. Algunas suponen un cambio a mejor y otras en mi opinión no tanto.

8 comentarios :

  1. Leo novela romántica hace más de quince años. He sido lectora voraz desde muy pequeña, asidua a la biblioteca a diario y un día se me cruzó Amor Eterno de Johanna Lindsey. Desde entonces no he parado de leer el género. Me encanta.
    Lo que si reconozco es que ya no se publican, o no se escriben, novelas como las de antes. Recuerdo aquella emoción, como cada escena y personaje se te quedaba grabado en el corazón. Ahora quizás hay demasiadas novelas pero no noto esa magia de antes...

    Para mí novela rosa es peyorativo en todos los sentidos, yo la denomino novela romántica sin duda.
    En cuanto la calidad literaria estoy contigo, no se puede asegurar que todas la tengan pero al igual que las novelas juveniles, negras...hay de todo en todos los géneros.

    Creo sinceramente que la mayoría de las personas que critican el género no lo han leído y por tanto sus opiniones no me valen, no se sostienen.

    Me quedo con algo que nos decía mi profesora de literatura en bachillerato. Leer, lo que queráis como si es el Marca o las instrucciones de algún aparato. Simplemente tenéis que leer.

    Entrada completísima por cierto!

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Me alegra que te haya gustado la entrada, como es tan larga, pensaba que nadie se animaría a leerla, pero no quería dejarme algún tema atrás.
      Yo estoy contenta con muchas de las novelas que se escriben ahora, lo que echo en falta es que se publique más novela histórica, porque casi siempre tengo que ir a escritoras o libros de hace bastantes años atrás. Este es un tema que también me gustaría tratar en otra entrada. Puede que sea debido al boom de la erótica y ahora se publica más contemporánea, cuando la novela histórica tiene muchas seguidoras. Es que cuando empiezas a leer, por ejemplo, a Mary Balogh y terminas con todo lo que ha escrito y que tú has podido leer ves que no hay nuevas obras de ese estilo.

      Veo que como yo no te gusta eso de novela rosa, yo es que creo que las personas que la leemos nunca la denominamos así, así que creo que ese término está obsoleto.

      Como dices, lo primordial es leer y disfrutar con ello.

      ¡Besos!

      Eliminar
  2. Hola Galena,
    Opino como tú, el termino novela rosa no me gusta nada, porque suele usarse de una forma peyorativa.
    Me gusta leer desde siempre, ya cuando iba al colegio leía libros por gusto, y durante las vacaciones siempre tenía varios libros de la biblioteca entre manos. Me gusta la novela romántica, de suspense, de aventuras, y también la que algunos denominan literatura (novelas más serias o clásicos).
    No me gusta nada que se catalogue a las personas por lo que leen o dicen que leen. Creo que lo importante es leer lo que a cada uno le guste y le apetezca en cada momento. Personalmente después de un día complicado en el trabajo no me apetece leer a Kafka, por ejemplo, prefiero un libro que me distraiga de los problemas del día, pero eso no quita que en otro momento, me apetezca algo un poco más serio.
    Lo que sí que se echa de menos hoy en día es un poco más de variedad, si una novela tiene éxito, aparecen clones por todas partes, mismo tipo de personajes, argumento, portadas, y aunque pasa con muchos géneros, creo que es especialmente evidente en la novela romántica.
    En todo caso, creo que lo importante es que la gente lea, lo que le guste en cada caso y que nadie juzgue a nadie por lo que lee.
    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Abril, creo que tienes toda la razón. Los clásicos pueden ser maravillosos, algunos incluso sirve con lectura de evasión (por ejemplo Jane Eyre, que se considera antecedente de las novelas románticas) pero como dices, a veces lo único que queremos es pasar un buen rato con una historia que nos atrape y poder olvidarnos un poco del día a día. Lo que no quita que se puedan leer otros libros que nos aportan otras cosas.
      Ojalá con el tiempo las maneras de pensar así cambien y no se juzgue de una manera tan precipitada a quienes leemos novelas románticas.
      El problema que comentas de la falta de variedad es culpa de las editoriales, entiendo que quieran ganar dinero, pero... no sé, si siempre publican lo mismo digo yo que perderán a algunos de sus lectores, sobre todo cuando publican cualquier historia, independientemente de su calidad, si se ajusta a la temática de moda del momento.
      Un beso y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  3. Hola, la entrada me ha parecido muy interesante y sobre todo una defensa a la novela romántica que tanto gusta entre los lectores, porque hay que ser sinceros y decir que lees novela romántica, hace muchos años que llevo haciéndolo y he aprendido que no hay que avergonzarse de los títulos que escojas, ya que son libros para evadirnos y dejar un poco de lado toda la rutina que nos asfixia en ciertos momentos, personalmente me encanta lo histórico y con ellos aprendo mucho de épocas pasadas y sociedades que me hubiese encantado vivir. Como te he dicho llevo como unos veinte años leyendo este tipo de novelas y desde la primera me enganché sin remedio, ahora hay más donde elegir, por entonces se publicaban las justas y algunas veces en las librerías brillaban por su ausencia, gracias a dios que ya nos tienen en cuenta y tenemos más variedad, aunque como tu bien dices hay que fijarse en la calidad poque algunas dejan mucho que desear. En definitiva, soy lectora de novela romántica y lo seguiré siendo durante mucho tiempo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Yo creo que hay que dar a conocer este tipo de libros para que la gente deje de verlos como algo tabú o como literatura mala que leen unos pocos (o como suelen decir, las amas de casa aburridas). Lo principal de estas novelas es el entretenimiento y la evasión y yo creo que es mejor evadirse con la lectura que con el Salvame por ejemplo. Menos mal que hay variedad, ojalá haya más con el paso del tiempo y no se publique solo por modas, pero como comentas, es inevitable escoger de vez en cuando alguna lectura que nos hubiera gustado evitar ^^
      Un beso y gracias por comentar.

      Eliminar
  4. Hola Galena. Me encantó la entrada, super completa y precisa. Yo soy fanática de la novela romántica, es mi genero preferido. Y si tuivera que explicar porque estaría hablando por demás y no terminaría. Tampoco comprendo porque le dicen novela rosa, suena despectivo e inferior a otros libros. Para mi la novela romántica es tan literatura como cualquier otra, y no por ser historias con finales felices son menos que otros libros. En mi caso me gustan muchos generos literarios pero si tuviera que elegir uno digo el romance, porque? porque es el que mas me toca el corazón y me hace sentir cosas. Son libros que me tocan el alma. Amo la novela romántica y es triste cuando muchos por prejuzgar y creer que todo es felicidad y color de rosas la discriminan sin darle una oportunidad. Creo que se deben respetar lo gustos de cada uno y yo al menos espero leer romance toda mi vida y nunca cansarme de él jajaja...
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Celeste, que bien que te gustase la entrada. Con suerte con el tiempo la novela romántica tendrá mejor reputación y se publicarán incluso más títulos. Sigue así, disfrutando con lo que lees y sin cansarte nunca ¨¨
      Besos

      Eliminar

Los comentarios son esenciales para mantener vivo un blog, como dicen por ahí son su alimento, así que deja el tuyo y ayuda a que este sitio siga en pie. Unas simples palabras dando tu opinión me animan a seguir, pero por favor:

-NO hagas publicidad, ni dejes enlaces.
-Sé RESPETUOSO.

Todos los comentarios que no cumplan con esto, serán eliminados.